DE LA GRAMÁTICA A LO PRÁCTICO: LAS PREPOSICIONES EN EL AULA DE ELE

Share Embed


Descripción

Actas del 5º Seminario de Formación de Profesores de ELE CEH-Sarajevo

De la gramática a lo práctico: las preposiciones en el aula de ELE.

CARLES NAVARRO CARRASCOSA Centro de Estudios Hispánicos (CEH) – Sarajevo [email protected]

1. Las preposiciones en el aula de ELE. Tendencias y problemas No es extraño para los docentes de español para extranjeros (ELE) escuchar en boca de nuestros alumnos enunciados como *estudio a Valencia, *voy en España por estudiar, *no vi mi hermana ayer o *Yo no veo mucho a la televisión. El tema de las preposiciones en el aula de lenguas extranjeras1 viene siendo complicado tanto para profesores como para alumnos. Para los primeros porque, en general, los materiales y manuales no suelen abordar este tema y el docente se ve poco capacitado o con información insuficiente para responder a las posibles preguntas de sus estudiantes. Para éstos, por otro lado, los problemas pueden ser distintos, dependiendo de varios factores:

1. Su lengua materna. Si su propio sistema lingüístico es románico lo tendrá más fácil a la hora de aprender las preposiciones españolas, pero no será un camino de rosas. Los alumnos franceses, por poner un ejemplo, confunden el uso de muchas preposiciones, pues en su lengua éstas tienen significados y usos distintos. La preposición francesa à se usa para expresar la posición o lugar en el que se localiza algo o alguien o en el que se desarrolla una acción, 1

En este trabajo nos centraremos en el caso de las preposiciones españolas en el aula de E/LE.

54

Profesores de Español en los Balcanes, nº 3 (2014)

uso que en español tiene la preposición en. Por lo tanto, no será raro escuchar a un francés que hable español decir algo como (1), haciendo un calco exacto de su propio sistema:

(1) *Estudio a la universidad

Por otro lado, si la lengua materna de los estudiantes se aleja de la familia de lenguas romances, los problemas serán otros y quizás más difíciles de afrontar. Por ejemplo las lenguas eslavas, que se rigen por un sistema casual y en las que, a pesar de que también hay preposiciones, éstas no se asemejan a las españolas y tienen usos totalmente diferentes. Pongamos por caso el serbocroata2 y su preposición iz que expresa origen y, además, rige genitivo: (2) Ja sam iz Madrida3

La preposición iz no tiene ninguna similitud formal con de y, además, al ser un sistema lingüístico distinto, no tendrá otros usos que si tiene la preposición española, como el de posesión. En este caso el serbocroata se vale sólo del caso genitivo: (3) Mačka moje prijateljice4

2. Otro problema que se les presenta a los estudiantes, tiene que ver con el que se les plantea a los docentes: en muchos casos no hay materiales con la información que necesitan. Los profesores les corregimos cuando cometen fallos, pero en muchas ocasiones somos incapaces de ofrecerles una explicación de por qué utilizar por en vez de para, por citar un ejemplo. Es decir, a veces no hay respuestas y el estudiante se siente solo y frustrado. 2

Este era el nombre oficial de la lengua que se hablaba en Yugoslavia. Ahora este mismo idioma tiene distintas denominaciones dependiendo del país en el que se hable: Croacia, Serbia o Bosnia-Herzegovina. 3 En español: Soy de Madrid. 4 En español: La gata de mi amiga.

55

Actas del 5º Seminario de Formación de Profesores de ELE CEH-Sarajevo

Este último problema es el que se va a abordar en este artículo y que ya se planteó en el V Seminario de Formación de Profesores de ELE en Sarajevo, que tuvo lugar en abril de 2014. A lo largo de estas páginas se pretende hacer un repaso de cómo tratan las preposiciones los manuales y las gramáticas de ELE, profundizar en nuevas tendencias que están surgiendo en los últimos años e invitar a la reflexión sobre cómo podemos mejorar los docentes en el trabajo que hacemos en el aula con las preposiciones.

2. ¿Qué es una preposición? En primer lugar, vamos a intentar responder a la pregunta que forma el epígrafe de este apartado, para de esta forma poder buscar y encontrar una manera más satisfactoria de plantear estos elementos –las preposiciones -, el significado de cada uno de ellos y sus usos, pues muchas veces los docentes no sabemos explicar con exactitud qué son, tan sólo nos remitimos a la lista que memorizamos en la escuela primaria. La Asociación de academias de la lengua española, dice: Las preposiciones son palabras invariables y por lo general átonas que se caracterizan por introducir un complemento que en la tradición hispánica se denomina TÉRMINO. La preposición y su término forman un GRUPO PREPOSICIONAL o PREPOSITIVO. (…) El término de la preposición no se puede omitir. (2009: 2223)

Slager (2010: 10) dice que se llaman preposiciones a todas aquellas palabras que aparecen en la lista que presenta en el recuadro que sigue5:

A, ante, bajo, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, sobre, tras, vía, Cuadro 1. Las preposiciones españolas según Slager.

5

Cuadro copiado del libro del citado autor.

56

Profesores de Español en los Balcanes, nº 3 (2014)

Luego añade que «todas ellas comparten la capacidad de tomar como término un grupo constituyente» el cual «puede funcionar como constituyente en una oración o dentro de otro grupo nominal» (p.10). La definición de la RAE nos parece estrictamente formal y escasa, por lo tanto confusa, pues si no presentaran ejemplos podríamos no saber si hablan de preposiciones o conjunciones subordinantes6. La definición de Slager no puede considerarse tal, pues se limita a señalar los vocablos a los que se considera preposiciones. No queremos decir con esto que los citados estudios ofrezcan definiciones equívocas, no obstante, consideramos que para un usuario que no sepa qué es una preposición y cuál es su función dentro del sistema lingüístico, difícilmente le sacaría del apuro. Por otro lado, Gutiérrez Araus (2004:144) habla de elementos de relación, que son las preposiciones, las conjunciones y los relativos. De las preposiciones destaca que «subordinan un grupo de palabras a otro, que es el núcleo» (p. 145). Más adelante, amplía esta definición y dice:

Las preposiciones son palabras de forma invariable, al servicio de las relaciones gramaticales y cuyo contenido significativo es escaso, dado que su auténtico significado le viene dado sobre todo del contexto. La preposición se encuentra entre las partículas que obligatoriamente van trabadas a otra, es decir, no tienen uso independiente. Además, se emplean normalmente antepuestas al vocablo al que acompañan. (pp. 145-146)

No coincidimos con la autora en que el «contenido significativo [de las preposiciones] es escaso». Afirma que muchas de ellas «se consideran vacías de contenido porque son múltiples las posibilidades de relación que marcan y porque su significado está en función tanto de la palabra con que se relacionan como del término que introducen» (p. 148). Nosotros creemos que las preposiciones, todas ellas, tienen carga semántica, no sólo porque tengamos distintas opciones que maticen el significado en algunos casos: 6

Las cuales, por cierto, en muchas ocasiones pueden combinarse con preposiciones.

57

Actas del 5º Seminario de Formación de Profesores de ELE CEH-Sarajevo

(4) a. Voy a mi casa b. Voy hasta mi casa c. Voy hacia mi casa

En (4), en los tres casos, podemos imaginar un mismo contexto en el que el hablante se despide de un amigo y éste le pregunta a dónde va por si le puede acercar a casa. Cualquiera de las tres opciones que presenta (4) sería una respuesta apropiada para una misma situación comunicativa. No obstante, el contenido semántico que tiene cada una de las preposiciones que aparecen en cada caso hace que el sentido de los enunciados sea diferente. Así en (4a) el hablante va a llegar a su casa, en (4b) el hablante especifica que va a su casa y no más lejos, y en (4c) seguirá el mismo camino pero se detendrá antes o después del lugar que menciona. Aunque las preposiciones a, hasta y hacia comparten el sentido de dirección, vemos como en cada ejemplo cada una de ellas aporta un matiz diferente, haciendo que, incluso sin saber el contexto en el que se emitirían los ejemplos, podamos imaginar situaciones parcialmente distintas. Una vez tratados los puntos que, según las gramáticas, tienen más relevancia en las preposiciones –significado y forma –pasaremos a ver cómo las definen los diccionarios más importantes de la lengua española. Así, el

DRAE

(2008) define la

preposición como «palabra invariable que introduce elementos nominales u oraciones subordinadas sustantivas haciéndolos depender de alguna palabra anterior»7; María Moliner, en su Diccionario de uso del español8, « Palabra invariable que establece una relación, de tipo distinto según la preposición, entre otras dos palabras, una de las cuales expresa un complemento de la otra»; Manuel Seco (2000) menciona también la invariabilidad de la preposición y añade «que precede a un sustantivo para hacer que funcione como complemento»; por último, en el Diccionario para la enseñanza de la

7

[En línea]: Diccionario de la Lengua Española (22ª edición). Disponible en http://www.rae.es. [Fecha de consulta: 22 de marzo de 2014]. 8 Tercera versión, publicada en 2007.

58

Profesores de Español en los Balcanes, nº 3 (2014)

lengua española (1997)9 se dice que «indican relación entre elementos dentro de una oración: las preposiciones más usuales son a, con, de, en, para, por». Vistas todas estas definiciones y sumando toda la información que hemos ido recopilando en las páginas anteriores, queremos destacar las siguientes características de las preposiciones: -Son palabras invariables en su forma. En esto están de acuerdo todos los lingüistas que han trabajado sobre este tema. -Son elementos de relación. La tradición, en este sentido, las mete dentro del mismo grupo que las conjunciones y los relativos, como señalaba Gutiérrez Araus. Las preposiciones, según los lingüistas, relacionan palabras, normalmente dos sustantivos, aunque en algunos casos son exigidas por el régimen de algunos verbos e introducen un complemento de este, que también puede ser una oración. -Las preposiciones tienen significado. Y es en este punto donde vamos a llevarle la contraria a la mayoría de estudios que se han hecho. Hemos visto que algunos de los trabajos mencionados10 señalan que algunas de las preposiciones carecen de contenido semántico, sobre todo aquellas clasificadas como vacías. No obstante, ya hemos demostrado que no es así, y que la elección de una preposición y no de otra es determinante para el contenido semántico del enunciado en conjunto así como para la intención del hablante.

3. ¿Cómo se tratan en las gramáticas y en los manuales de E/LE? El trato que se les da a las preposiciones en las distintas gramáticas y manuales de español para extranjeros es diferente en cada caso. Para poder plasmar en este trabajo una visión general, hemos seleccionado las obras más frecuentes en los departamentos de español y salas de profesores.

3.1. Gramática de español lengua extranjera de Edelsa Concebido como un libro de consulta para estudiantes de español y no como un manual de aula. Es cierto que, al estar destinado a la consulta, no se esperan 9

Obra de varios autores publicada por la Universidad de Alcalá de Henares. Véase Gutiérrez Araus (2004: 148).

10

59

Actas del 5º Seminario de Formación de Profesores de ELE CEH-Sarajevo

explicaciones gramaticales extensas. No obstante, al menos en el caso de las preposiciones, creemos que la información que se ofrece puede ser de poca utilidad para los estudiantes de español. Es verdad que hay un capítulo entero dedicado a ellas (pp. 163-173), dentro de la cuarta parte de la gramática, titulada partículas. La información que se presenta es básicamente formal. La resumimos a contiuación: -Las preposiciones preceden a sustantivos, adjetivos e infinitivos; -Las preposiciones a y de se contraen con el artículo definido masculino singular: a + el = al; de + el = del. -Presenta tres páginas con una lista de verbos que rigen preposición: esperar a, acompañar a, acordarse de, alegrarse de, fijarse en , pensar en, etc. Sí es cierto que al principio del capítulo ofrece una tabla sobre los matices de estas preposiciones:       

Punto de partida en el espacio y en el tiempo: Origen y procedencia: Destino de un movimiento: Dirección aproximada: Límite de un movimiento: Localización en el espacio: -en el interior de un lugar -tránsito por un lugar Localización imprecisa en el espacio y en el tiempo

DESDE DE A HACIA, PARA HASTA EN POR HACIA, SOBRE, ENTRE

Cuadro 2. Matices de las preposiciones (p. 163)

Y este cuadro es lo que, según

nuestro criterio, más puede ayudar a los

estudiantes de español, pues les ofrece cierta información funcional de algunas de las preposiciones. El resto del capítulo se dedica a cuestiones formales o sintácticas o a clasificar los diversos e infinitos usos de cada preposición.

3.2.- Gramática básica del estudiante de español de Difusión Concebida como una gramática de autoaprendizaje para estudiantes, dedica una sección entera a las preposiciones, donde dice que «se usan para localizar unas cosas en relación con otras: en el espacio, en el tiempo o en el espacio abstracto de las ideas y los conceptos». 60

Profesores de Español en los Balcanes, nº 3 (2014)

Lo interesante de este libro es que las preposiciones se explican por parejas que suelen oponerse en el uso: de/a, desde/hasta, en/entre, para/por, con/sin y contra/hacia. Cada pareja de preposiciones viene acompañada de una lista de usos y algunas cuestiones formales. Además, lo que más nos gusta de este manual son las imágenes que acompañan a las parejas de preposiciones para ilustrar mejor su significado. Eso es algo que no había aparecido hasta ahora.

Imagen 1. Ilustraciones de las preposiciones de y a.11

Esta gramática trata las preposiciones de una perspectiva de uso para el estudiante, tratando de que éste comprenda el significado de las preposiciones y cuándo puede usarlas.

3.3.- Gente 1. Nueva edición de Difusión Este manual, en el que se encuentran pocos contenidos gramaticales, pues tiene un claro objetivo comunicativo. Es un manual de aula que sigue un enfoque por tareas, lo cual explica que apenas dedique espacio a hablar de preposiciones. El manual Gente tiene tendencia a no incidir en el sistema formal, se centra sobre todo en el sistema comunicativo y sólo ofrece las estructuras que los estudiantes van a necesitar para cada una de las tareas, lo que justifica el número reducido de preposiciones que aparecen y la poca información que de ellas se ofrece.

3.4.- Aula internacional 1 de Difusión

11

Página 192.

61

Actas del 5º Seminario de Formación de Profesores de ELE CEH-Sarajevo

Este manual, de la misma editorial que los dos anteriores, presenta un enfoque comunicativo situacional, es decir, presenta determinadas situaciones comunicativas a los estudiantes y les ofrece las herramientas léxicas y formales que necesitan en cada una de ellas para que aprendan a desenvolverse con éxito. Pongamos un ejemplo en el que, en un nivel A1 se les enseña a utilizar las preposiciones por y para, las primeras que se presentan en este manual como parte del sistema formal de la lengua española.

Cuadro 3. Hablar de motivos. Aula internacional 1 (p. 21)

Se enseña un uso en concreto de estas preposiciones, cuya única diferencia, en este caso, es el elemento gramatical que sigue a cada una (un infinitivo en el caso de para y un sustantivo en el caso de por). A continuación, proponen una actividad para practicar:

Imagen 2. Actividad para practicar la expresión de motivos12

12

Página 19.

62

Profesores de Español en los Balcanes, nº 3 (2014)

3.5.- Prisma A1 de Edinumen El método Prisma pretende centrarse en la comunicación y «dotar al estudiante de las estrategias y conocimientos necesarios para desenvolverse en un ambiente hispano», tal y como señalan los propios autores en la introducción del manual (p. 3). Esto justifica que las preposiciones aparezcan señaladas, nada más, en algunas estructuras que se presentan cuando la situación comunicativa lo requiere. Más arriba veíamos como esto también sucedía en otros manuales, como Aula internacional de Difusión. En Prisma lo vemos en las estructuras Ir + en + nombres de medios de transporte, con sus dos excepciones: Ir + a + pie / caballo (p. 51), y con para seguido de infinitivo, para expresar finalidad (p. 106).

3.6.- Uso de la gramática española, nivel elemental de Edelsa Es el clásico manual de ejercicios gramaticales, que tiene como objetivo potenciar el uso de la gramática. En el caso de las preposiciones, dedica una unidad entera para a, con, de, desde y en (unidad 23, pp. 104-109), y otra a por y para, donde se dan una serie de usos de cada una de estas preposiciones, con algunos ejemplos, como:

1. A Se usa para expresar: Destino: Llega a Madrid mañana. […] Hora: Empiezo a las 8. […] Objetivo / Finalidad / Complemento indirecto: Voy a comprar el pan. […] Complemento directo de persona: ¿Has oído al Presidente en la radio?13 […]

13

Pp. 104-105. Cursiva y negrita en el original.

63

Actas del 5º Seminario de Formación de Profesores de ELE CEH-Sarajevo

Y a continuación hay una serie de ejercicios que consisten en completar espacios o reescribir frases, donde el estudiante tiene que practicar la teoría que encabeza el capítulo. Si hacemos un repaso a todos estos manuales y gramáticas que hemos tratado en este apartado, podemos sacar varias conclusiones: -Por un lado, los manuales de aula, apenas hacen mención a las preposiciones, pues no se centran tanto en el sistema lingüístico como estructura, sino más bien como herramienta de comunicación. Esto no quiere decir que no presten atención a la gramática a lo largo de sus unidades, pero sí parece que las preposiciones son un elemento gramatical que está en la sombra y que no se les suele prestar demasiada atención en este tipo de obras. -Las gramáticas sí que muestran más interés en estas partículas. Es lógico, porque la función principal de una gramática es la de hacer una descripción de todo el sistema lingüístico. Así, hemos visto como las dos gramáticas que nos han servido de referente (la de Edelsa y la de Difusión) y el manual-gramática Uso elemental, ofrecen una serie de usos de cada preposición con ejemplos y, en algunos casos, ejercicios prácticos, normalmente de completar espacios. La única gramática que se preocupa de dar un significado más operativo de las preposiciones es la de Difusión. -Echamos de menos manuales o gramáticas que ofrezcan propuestas cognitivas para presentar las preposiciones, incluso desde niveles elementales. De esta forma los aprendientes tendrían menos problemas para decidir qué preposición usar en cada situación y se ahorrarían el memorizar páginas de usos y ejemplos para cada una de estas partículas. En el apartado 5 de este trabajo reflexionaremos sobre esto.

4.- Nuevas tendencias: la Gramática Cognitiva Hemos visto el tratamiento que se da en los manuales y en las gramáticas de español para extranjeros a las preposiciones. Si bien dependiendo del estilo y del enfoque de cada obra se hace mayor o menor insistencia en ellas, al profundizar, no parece la forma más práctica para los aprendientes. En las últimas dos décadas, en la adquisición de segundas lenguas, ha aparecido un nuevo planteamiento que sugiere que la gramática es significativa, es decir, que al igual que cada palabra tiene una forma y un significado unidos, en las formas 64

Profesores de Español en los Balcanes, nº 3 (2014)

gramaticales ocurre lo mismo. Llopis, Real y Ruiz (2012: 16) postulan que hacer la gramática significativa para el estudiante mejorará el modo en el que éstos la asimilen, y esto debería hacerse «en los siguientes sentidos»:

a) Por un lado, debería exponer al estudiante a un significado gramatical de la forma, no a un número discrecional de significados contextuales, de manera que pudiera entender […] el porqué de las formas que estudia. b) Por otro lado, debería hacer responsable de las decisiones gramaticales al significado (decide según lo que quieres decir), no a la forma (X rige Y). c) En general, y en todo caso, debería interactuar con los conocimientos del mundo que tengan tanto el profesor como los estudiantes […].

Y es a partir de aquí donde podemos empezar a hablar de gramática cognitiva que, como decíamos, se está desarrollando mucho en la enseñanza de ELE en las últimas dos décadas. La GC es, tal y como señalan Llopis, Espinosa y Ruiz (2012: 22), «una gramática de relación indisoluble entre forma y significado» que lo que pretende es hacer que el estudiante entienda el significado de las formas gramaticales, evitando, de esta forma, que tenga que memorizar las tradicionales y ya mencionadas listas de usos. Ruiz Campillo (2007: 8) ya aseguraba que en las clases de ELE hay más gramática cognitiva de la que nos creemos y que más de un profesor es cognitivo, sin saberlo:

Cuando un profesor se esfuerza por representar en la pizarra, con un dibujito más o menos afortunado, el valor de una preposición, está haciendo gramática cognitiva. […] cuando intenta dar sentido a una expresión que algún alumno ha escuchado o leído sin darla directamente por incorrecta, cuando trata de encontrar puntos comunes en las largas listas de funciones de una forma, en todos esos casos, de alguna manera, está haciendo gramática cognitiva.

En este trabajo nos propondremos algunas formas de plantear algunas de las preposiciones más conflictivas en el aula de español basándonos en este enfoque, pues creemos que es lo que más práctico y operativo resultará tanto a profesores como a los aprendientes. 65

Actas del 5º Seminario de Formación de Profesores de ELE CEH-Sarajevo

5.- Una reflexión: la preposición a Como hemos estado viendo a lo largo de este trabajo, las formas en las que se presentan las preposiciones en el aula de español –si es que se presentan de forma explícita –no son las más eficaces. Por eso, una vez hecha una breve presentación de la gramática cognitiva aplicada a la enseñanza de ELE, nos gustaría presentar unas reflexiones para intentar mejorar la forma en la que se trabajan en el aula, para lo cual tomaremos como modelo la preposición a. Partamos de los siguientes ejemplos:

(5) a. Vamos a una fiesta de disfraces b. Quedamos a las 8:00 c. Visité a Federico d. Me multaron por ir a 150 kilómetros por hora

Cada una de las frases de (5) son ejemplos bastante representativos de la mayoría de los usos de la preposición a. Si clasificamos cada uno de los ejemplos siguiendo la taxonomía tradicional de las gramáticas podemos decir que (5a) expresa dirección, (5b) tiempo, (5c) introduce un objeto directo de persona conocida y (5d) localización en una escala. Como ya apuntábamos, ofrecer una lista de cada uno de estos usos no resulta, en absoluto, nada práctico para nuestros estudiantes. Teniendo en cuenta que la gramática cognitiva ofrece otras alternativas, vamos a intentar ver cuál sería el significado operativo de la preposición en cada uno de estos ejemplos y de esta manera poder eliminar la larga lista de usos que aparece en la mayoría de gramáticas y manuales para, de esta forma, poder facilitar su aprendizaje a los estudiantes de ELE y facilitar su correcta aplicación al uso de la lengua. No obstante, queremos aclarar que tan solo es una reflexión, pues todavía hay mucho que estudiar y que profundizar en la gramática cognitiva y su aplicación a la enseñanza de las preposiciones en el aula de español para extranjeros. Empecemos por el ejemplo (5a) Vamos a una fiesta de disfraces. Aquí, tanto el verbo como la preposición expresan un movimiento que termina en la fiesta de 66

Profesores de Español en los Balcanes, nº 3 (2014)

disfraces, pues ése es el destino del hablante y sus acompañantes. Como profesores de lengua obsesionados por facilitar la comprensión del significado de los elementos gramaticales a nuestros alumnos, podríamos dibujar el siguiente esquema en la pizarra para plasmar este uso de a:

Figura 1. Vamos a la fiesta de disfraces

Con este dibujo intentamos reflejar este sentido de movimiento a un punto concreto. Pero, ¿qué pasa con los otros ejemplos cuyo sentido no es, aparentemente, el de movimiento? ¿Serviría este mismo esquema? Creemos que sí 14, porque el significado de la preposición a, al menos ese significado operativo del que venimos hablando, es siempre el de movimiento, aunque ese movimiento no se dé siempre en el espacio. Por ejemplo en (5b) la preposición a y su entorno léxico no se encuadran en el ámbito semántico del espacio físico y el verbo quedar no es, en ningún caso, un verbo de movimiento, más bien al contrario. No obstante, fijémonos en el sintagma a las ocho, podemos pensar que es un punto, en este caso temporal, en el que sucederá algo, es un término al que vamos a llegar, al igual que lo era la fiesta de disfraces de (5a). Podríamos, pues, reflejar ese sentido con el mismo esquema:

Figura 2. Quedamos a las ocho

14

Aunque creemos que nuestra propuesta se adapta a los usos de la preposición a, insistimos en que todavía hay que profundizar mucho en este estudio, por lo que lo que se expone en este trabajo es tan sólo una primera propuesta que tiene como objetivo invitar al lector a la reflexión.

67

Actas del 5º Seminario de Formación de Profesores de ELE CEH-Sarajevo

Hay también un movimiento y un punto al que llegar, aunque se inserte en el tiempo y no en el espacio. Lo mismo podemos apreciar en (5c) y (5d). En (5c) Federico, a pesar de ser una persona, es ese destino al que se movió el emisor del ejemplo:

Figura 3. Visité a Federico

Y en (5d), 150 kilómetros por hora es el límite de una escala. Podemos pensar que el conductor fue primero a 100 kilómetros por hora, después a 110, a 120, hasta llegar a 150, que fue su tope. Así, podemos pensar que en este caso también el sintagma que introduce la preposición a sería un destino al que se llega.

Figura 4. Me multaron por ir a 150 kilómetros por hora

La conclusión a la que queremos llegar con este artículo es que las preposiciones españolas son un apartado difícil para los estudiantes de español de cualquier nacionalidad en el que siempre se detectan errores de uso, incluso en niveles avanzados. Para ayudar a los aprendientes a comprender mejor el significado de estas partículas y a utilizarlas de una manera eficaz, proponemos la aplicación de la gramática cognitiva en el aula, pues este enfoque ya cuenta con numerosos estudios sobre otros aspectos gramaticales15 que están dando buenos resultados. En cuanto a las preposiciones se refiere, todavía queda mucho que hacer. En nuestras manos está.

Bibliografía 15

Llopis (2009) y Ruiz (2008), sobre el subjuntivo; Ruiz (2005), sobre el contraste imperfecto / indefinido, por ejemplo.

68

Profesores de Español en los Balcanes, nº 3 (2014)

ALONSO RAYA, Rosario et alii. (2005): Gramática básica del estudiante de español, Barcelona, Difusión. ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2009): Nueva gramática de la lengua española, Madrid, Espasa Libros. BUESO, I., R. GÓMEZ, C. OLIVA, I. PARDO, M. RUIZ DE GAUNA Y R. VÁZQUEZ (2007): Prisma A1, consolida, Madrid, Edinumen. CASTRO, Francisca (1996): Uso de la gramática española, nivel elemental, Madrid, Edelsa. CORPAS, Jaime et alii. (2005): Aula internacional 1, Barcelona, Difusión. GONZÁLEZ HERMOSO, A., J.R. CUENOT, M. SÁNCHEZ ALFARO (2000 [1994]): Gramática de español lengua extranjera: Curso prático. Normas, recursos para la comunicación, Madrid, Edelsa. GUTIÉRREZ ARAUS, María Luz (2004): Problemas fundamentales de la gramática del español como 2/L, Madrid, Arco/Libros. LLOPIS GARCÍA, Reyes, J.M. ESPINOSA y J.P. RUIZ CAMPILLO (2012): Qué gramática enseñar, qué gramática aprender, Madrid, Edinumen. LLOPIS GARCÍA, Reyes (2009): Gramática cognitiva e instrucción de procesamiento para la enseñanza de la sección modal: un estudio con aprendientes alemanes de español como lengua extranjera, Tesis doctoral, Universidad de Nebrija. MARTÍN PERIS, Ernesto y Neus SANS BAULENAS (2004): Gente 1. Nueva edición, Barcelona, Difusión. MOLINER, María (…): Diccionario de uso del español, REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (2008): Diccionario de la lengua española, 22ª edición, disponible en línea [www.rae.es]. RUIZ CAMPILLO, J.P. (2005): «Instrucción indefinida, aprendizaje imperfecto. Para una gestión operativa del contraste Imperfecto / Indefinido en clase», Mosaico, 15, pp. 9-17. RUIZ CAMPILLO, J.P. (2007): «Gramática cognitiva y ELE. Entrevista a José Plácido Ruiz Campillo», en MarcoELE, 5, julio-diciembre. RUIZ CAMPILLO, J.P. (2008): «El valor central del subjuntivo: ¿informatividad o declaratividad?», MarcoELE, 7, julio-diciembre. 69

Actas del 5º Seminario de Formación de Profesores de ELE CEH-Sarajevo

SECO, Manuel et alii. (2000): Diccionario abreviado del español actual, Madrid, Aguilar. SLAGER, Emile (2010): Las preposiciones en español, Madrid, Castalia ELE. VV.AA. (1997): Diccionario para la enseñanza de la lengua española, Vox, Universidad de Alcalá de Henares.

70

Lihat lebih banyak...

Comentarios

Copyright © 2017 DATOSPDF Inc.