CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓ- NICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO

Share Embed


Descripción

CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓNICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO Alex Bayliss1, Nancy Beavan2, Christopher Bronk Ramsey3, Antonio Delgado-Huertas4, Marta Díaz-Zorita Bonilla5, Elaine Dunbar6, Álvaro Fernández Flores7, Leonardo García Sanjuán8, Derek Hamilton6, Adrián Mora-González4 y Alasdair Whittle9

Resumen: Se presenta un estudio de la cronología del tholos de Montelirio a partir de 22 fechas radiocarbónicas y su modelado formal mediante estadística bayesiana. Después de considerar minuciosamente los problemas y limitaciones asociados a cada una de las dataciones disponibles se proponen dos modelos cronológicos alternativos en relación con la temporalidad de este gran monumento megalítico. Los resultados sugieren que Montelirio fue construido en algún momento entre finales del siglo 29 y finales del siglo 28 cal ANE y que la actividad funeraria en su interior pudo ocurrir bien como resultado de un evento único o como producto de varios eventos relativamente próximos en el tiempo (separados por varias décadas como mucho). La discusión de estos resultados incluye referencias a los resultados de un amplio estudio de la cronología radiocarbónica de Valencina actualmente en prensa (García Sanjuán et al., En Prensa), en términos de la temporalidad de este gran asentamiento calcolítico y la posición de Montelirio en la misma.

Palabras clave: Tholos, Monumento Megalítico, Edad del Cobre, Cronología, Radiocarbono, Modelado Bayesiano, Temporalidad.

CHAPTER 21. THE RADIOCARBON CHRONOLOGY OF THE MONTELIRIO THOLOS Abstract: We present a study of the Montelirio tholos chronology based on 22 radiocarbon dates and their formal modelling through Bayesian statistics. After careful consideration of the limitations and problems inherent to each of the available 14C dates, two alternative models of the temporality of this great megalithic monument are presented. The results suggest that Montelirio was built some time between the end of the 29th and the end of the 28th centuries cal BC, and that burial activity inside it may have taken place either as a result of a single event or as the product of various events in close temporal proximity (perhaps through a few decades). The discussion of these results includes references to the results of an extensive study of the chronology of Valencina de la Concepción, currently in press (García Sanjuán et al., In Press) in terms of the temporality of this large Copper Age settlement and the position of Montelirio in it.

Keywords: Tholos, Megalithic Monument, Copper Age, Chronology, Radiocarbon, Bayesian Modelling, Temporality.

1 Historic England. 1 Waterhouse Square, 138-142, Holborn, London, EC1N2ST y University of Stirling, FK9 4LA, Reino Unido. [[email protected] historicengland.org.uk] 2 University of Cardiff. School of History, Archaeology and Religion. John Percival Building, Colum Drive, Cardiff, CF10 3XQ, Reino Unido. [[email protected]] 3 University of Oxford. Research Laboratory for Archaeology and the History of Art. Dyson Perrins Building, South Parks Rd, Oxford, OX1 3QY, Reino Unido. [[email protected]] 4 Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-UGR). Avda. de las Palmeras 4, 18100, Armilla, Granada. [[email protected]]; [[email protected]] 5 Tübingen Universität. Institut für Ur- und Frühgeschichte und Archäologie des Mittelalters. Hölderlinst, 12, 72074, Tübingen, Alemania. [[email protected]] 6 Scottish Universities. Environmental Research Centre. Rankine Avenue, Scottish Enterprise Technology Park, East Kilbride, G75 0QF, Reino Unido. [[email protected]]; [[email protected]] 7 Arqueología y Gestión S.L. C/ Tránsito 8, 41420, Fuentes de Andalucía, Sevilla. [[email protected]] 8 Universidad de Sevilla. Facultad de Geografía e Historia. Departamento de Prehistoria y Arqueología. C/María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected]] 9 Southampton University. Department of Archaeology. Highfield Road, Southampton, SO17 1BF, Reino Unido. [[email protected]]

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

485

ALEX BAYLISS ET AL.

1. INTRODUCCIÓN En este capítulo se presentan los resultados del estudio de la cronología del tholos de Montelirio mediante datación radiocarbónica. Este trabajo es parte de un amplio artículo colectivo (García Sanjuán et al., En prensa) en el que se realiza un novedoso estudio de la cronología radiocarbónica del asentamiento de la Edad del Cobre de Valencina de la Concepción-Castilleja de Guzmán en su conjunto, uniendo 37 de las 42 mediciones radiocarbónicas relativas al uso del sitio en la Edad del Cobre que ya han sido publicadas (García Sanjuán 2013: 26–7; Cáceres Puro et al., 2014: Tabla 1) con un total de 125 nuevas en una serie de modelos bayesianos formales. El estudio de la cronología ya fue uno de los objetivos primarios de la intervención de campo desarrollada en Montelirio entre 2009 y 2010. No solo se consideró una prioridad fijar de la forma más precisa posible la ubicación en el tiempo de un monumento megalítico de esta importancia, sino que las propias evidencias de las pautas de deposición de restos humanos en su interior invitaron desde el primer momento a considerar la cuestión de la temporalidad como factor de la máxima importancia para interpretar la historia y pautas uso de la tumba. Como resultado de ese estudio se obtuvieron 10 dataciones radiocarbónicas que fueron publicadas (Fernández Flores y Aycart Luengo 2013: 252). Posteriormente, entre 2013 y 2016, la colaboración entre el equipo excavador, la Universidad de Sevilla y el Proyecto Times of Their Lives (ToTL), financiado por el European Research Council y dirigido por el profesor Alasdair Whittle y por Alex Bayliss, ha permitido obtener 12 dataciones radiocarbónicas más de la tumba. El estudio de las 22 dataciones disponibles para Montelirio presentado aquí ha sido abordado desde el marco del modelado cronológico bayesiano (Buck et al., 1996), que permite la combinación de fechas radiocarbónicas calibradas con información arqueológica previa utilizando una metodología estadística formalizada. Al integrar más de un tipo de información, la aproximación bayesiana proporciona estimaciones cronológicas que no solo son más formales sino también más robustas y precisas que aquellas que descansan solo sobre un elemento de la información cronológica disponible para un yacimiento (sea por ejemplo la estratigrafía, la cultura material o las dataciones científicas). Las cronologías bayesianas no son, sin embargo, absolutas, sino fundamental-

486

mente interpretativas, lo cual implica que es esencial explorar y comparar modelos alternativos para investigar cómo de fiables son las cronologías propuestas. Diversos trabajos publicados en las últimas tres décadas ofrecen una descripción más amplia de la aproximación bayesiana, tanto en materia de sus principios estadísticos (Lindley, 1985), como a su introducción desde el punto de vista arqueológico (Buck et al.,1996; Bayliss et al., 2007). En el caso de la Prehistoria Reciente ibérica los estudios de interpretación de fechas radiocarbónicas mediante modelado bayesiano son todavía escasos, pudiendo citarse estudios de enterramientos argáricos (Lull Santiago et al., 2013), de la Tumba 11 de la necrópolis megalítica de El Barranquete (Almería) (Aranda Jiménez y Lozano Medina, 2014), de los recintos del asentamiento de Camino de las Yeseras (Madrid) (Balsera Nieto et al., 2015: 151-153), y de una serie de sitios de las Islas Baleares (Anglada et al., 2014; Calvo Trias et al., 2014; De Mulder et al., 2014). El modelado cronológico presentado en este trabajo ha sido realizado utilizando el programa OxCal 4.2 (Bronk Ramsey, 1995; 2009a; 2009b) y la curva de calibración del hemisferio norte internacionalmente aceptada (IntCal13; Reimer et al.,2013). Los modelos son definidos mediante las palabras clave OxCal CQL2 y por los corchetes que aparecen a la izquierda en las gráficas incluidas en este trabajo. En los diagramas se muestran las fechas radiocarbónicas calibradas en trazo fino mientras que las estimaciones de densidad posteriores producidas por el modelado cronológico aparecen en color negro sólido. Los intervalos de Densidad Posterior Mayor que describen las distribuciones posteriores aparecen en cursiva. Todos los resultados presentados son edades radiocarbónicas convencionales corregidas en términos de fraccionamiento (Stuiver y Polach, 1977). Las cinco muestras procesadas en el Centro Nacional de Aceleradores (CNA) de la Universidad de Sevilla fueron datadas mediante AMS (Accelerator Mass Spectrometry) de acuerdo con el protocolo de pre-tratamiento, grafitización y medición expuesto por Santos Arévalo et al. (2009). En estos casos los valores δ13C fueron medidos por AMS. Otras cinco muestras fueron procesadas por el laboratorio de la Universidad de Uppsala, en Suecia (Ua). Las muestras fueron preparadas como describen Wohlfarth y Possnert (2000), grafitizadas como describen Vogel et al.

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓNICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO

(1984), y datadas por AMS (Possnert, 1984; 1990). Los valores δ13C obtenidos fueron medidos por IRMS (Isotope-ratio mass spectrometry) (Olsson y Possnert, 1992). Las tres muestras enviadas al Scottish Universities Environmental Research Centre, Reino Unido (SUERC) fueron procesadas mediante gelatinización y ultrafiltrado (Brock et al. 2010), y combustionadas a dióxido de carbono, grafitizadas y datadas por AMS (Dunbar et al., 2015; Naysmith et al., 2010). Los resultados δ13C obtenidos fueron medidos por IRMS (Sayle et al.,2014). Finalmente, ocho muestras fueron datadas por AMS en el Oxford Radiocarbon Accelerator Unit, Reino Unido (OxA). Las muestran fueron pre-tratadas y combustionadas según describen Brock et al. (2010), grafitizadas (Dee y Bronk Ramsey 2000) y medidas según describen Bronk Ramsey et al. (2004). Los valores δ13C obtenidos fueron medidos por IRMS (Brock et al. (2010). En conjunto, la utilización de varios laboratorios diferentes, el amplio número de dataciones obtenidas y la repetición de ellas para los mismos individuos en varios casos, ofrece una importante garantía respecto de la fiabilidad de los resultados obtenidos, que son descritos a continuación.

2. RESULTADOS

Debajo de los restos humanos inhumados en la CG había una capa de ceniza y material carbonizado (UE 166), de la cual se han datado dos muestras de carbón no identificado (CNA-589 y Ua-40805). Estas mediciones no son estadísticamente consistentes (T’=20.8; ν=1; T’(5%)=3.8), pero proporcionan un terminus post quem para la formación del depósito y la deposición de los restos humanos encima. A este depósito corresponden 10 mediciones de 5 inhumaciones articuladas y secuenciales. La secuencia comienza con el Individuo UE 113, para el cual hay dos mediciones sobre muestras de hueso (CNA-587 y Ua-40804) que son estadísticamente consistentes entre sí (T’=1.3; ν=1; T’(5%)=3.8), además de dos mediciones sobre dientes (CNA-588 y OxA32303) que también son estadísticamente consistentes entre sí (T’=3.0; ν=1; T’(5%)=3.8). Sin embargo, las cuatro mediciones no son estadísticamente consistentes como grupo (T’=48.0; ν=3; T’(5%)=7.8). Las dos mediciones del radio de este individuo son más tardías que las de los dientes. Dada la relación estratigráfica entre este individuo y los cuerpos superpuestos, se diría que las dos mediciones del hueso son demasiado recientes, por lo cual han sido excluidas del modelo. Las dos mediciones de los dientes han sido combinadas calculando la media ponderada antes de la calibración, lo que resulta en una media UE 113: tooth (4116±24 BP).

2.1. DESCRIPCIÓN GENERAL La Tabla 1 presenta una descripción resumida de las 22 mediciones tratadas en este trabajo. En total se han obtenido 16 mediciones de la CG, dos de la CP y cuatro del corredor: • Cámara Grande: De las 16 mediciones de la CG, 14 son sobre muestra de hueso humano y dos son sobre muestra de carbón no identificado. De esas 14 mediciones de hueso humano cuatro corresponden al Individuo UE 113, seis a los individuos UE 102 y 103 (tres a cada uno) y una a los individuos 105, 110, 116 y 343 (Figura 1). • Cámara Pequeña: Las dos mediciones de la CP corresponden a hueso humano (individuos UE 80 y 88). • Corredor: De las cuatro mediciones obtenidas del corredor, tres corresponden a hueso humano (individuos UE 229, 232 y 273) y una a carbón no identificado.

Al individuo UE 113 se superponen los individuos UE 105 y UE 116, que no están relacionados estratigráficamente. Estos dos individuos están a su vez debajo del individuo UE 103, para el cual hay tres mediciones: dos sobre diente y una sobre hueso. Estas mediciones no son estadísticamente consistentes a 2σ (T’=6.5; ν=2; T’(5%)=6.0), pero sí a 3σ, habiendo sido combinadas antes de la calibración para formar una media UE 103 (4220±17 BP). El individuo UE 110 fue encontrado encima del UE 103. En otra parte de la CG, los individuos UE 102 y 343 también han sido datados. Estas muestras son posteriores al depósito de ceniza y material carbonizado (UE 166) pero no están relacionadas con la secuencia de los cinco cadáveres superpuestos. Hay tres mediciones del Individuo UE 102, dos sobre hueso (CNA-585 y Ua-40803) y una sobre diente (CNA-586), que son estadísticamente consistentes (Tabla1), por lo que han sido combinadas antes de la calibración, formando una media UE 102 (4195±22 BP).

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

487

ALEX BAYLISS ET AL.

CÁMARA GRANDE

Contexto

488

δ13C (‰)

δ15N (‰)

C:N

Edad radiocarbónica (BP)

Hueso humano: fémur derecho.

−20,2±0,2

9,2±0,3

3,3

4279 ± 29

Individuo UE 103. Muestra 103.tooth.a (20A).

Diente humano: primer molar derecho inferior.

−18,6±0,2

10,1±0,3

3,4

4179 ± 29

SUERC60405

Individuo UE 103. Muestra 103.tooth.b.

Diente humano: primer molar izquierdo superior.

−19,0±0,2

9,8±0,3

3,2

4203 ± 28

Media Individuo UE103

T(14C)=6,5; T(δ13C)=34,7; T(δ15N)=4,7; ν=2; T’(5%)=6,0

−19.3±0.12

9.7±0.17

Sigla de laboratorio

Individuo/Muestra

OxA-28245

Individuo UE 103. Individuo de sexo femenino y 25-29 años, encontrado completo, totalmente articulado, en la CG. Estratigráficamente, este individuo estaba directamente debajo del Individuo UE 110 y encima del UE 111.

OxA-32304

Material

4220 ± 17

OxA-32303

Individuo UE 105. Individuo de sexo posiblemente femenino y 18-25 años de edad encontrado en la CG. Estratigráficamente, este individuo estaba directamente debajo del Individuo UE 104 y encima del UE 115. Muestra 105.tooth (24).

Diente humano: segundo molar inferior izquierdo.

−19,1±0,2

9,9±0,3

3,3

4164 ± 36

SUERC47682

Individuo UE 110. Individuo de sexo femenino y 22-24 años de edad encontrado en a CG. Estratigráficamente, este individuo estaba directamente encima del Individuo UE 103. Muestra 110.

Hueso humano: fémur izquierdo.

−19,0±0,2

9,7±0,3

3,1

4129 ± 33

OxA-32302

Individuo UE 113. Individuo femenino de 30-35 años de edad, encontrado en la CG. Estratigráficamente, este individuo estaba directamente debajo del Individuo UE 114. Muestra 113. tooth.a.

Diente humano: segundo molar superior derecho.

−18,4±0,2

10,6±0,3

3,4

4145 ± 29

CNA-587

Individuo UE 113. Individuo femenino de 30–35 años de edad encontrado en la CG.

Hueso humano: radio derecho.

–21,74 ± 0,74†

3950 ±70

CNA-588

Individuo UE 113. Individuo femenino de 30–35 años de edad encontrado en la CG. Réplica de CNA-587

Diente humano.

–21,38 ± 0,62†

4060 ±40

Ua-40804

Individuo UE 113. Individuo femenino de 30–35 años de edad encontrado en la CG. Réplica de CNA-587

Hueso humano: radio derecho.

–22,6

3862 ±30

Media Individuo UE113

T(14C)=48,1; ν=3; T’(5%)=7,8

SUERC47686

Individuo UE 116. Individuo adulto de sexo indeterminado encontrado en la CG. Estratigráficamente, este individuo estaba directamente debajo del Individuo UE 111 y encima del UE 115. Muestra 116.

Hueso humano: fémur derecho.

−19,1±0,2

9,9±0,3

3.2

4168 ± 33

OxA-32301

Individuo UE 343. Individuo de sexo femenino y 24-32 años de edad encontrado en la CG. El cuerpo estaba cubierto por una indumentaria hecha con cuentas perforadas y sin relación estratigráfica con las restantes inhumaciones de la CG. Muestra 30B.

Hueso humano: cúbito derecho.

−19,1±0,2

9,0±0,3

3,3

4168 ±30

CNA-585

Individuo UE 102. Individuo femenino de 25-34 años de edad encontrado en la CG.

Hueso humano: radio izquierdo.

–20,6 ±1.0†

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

4250 ±35

CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓNICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO

Edad radiocarbónica (BP)

Sigla de laboratorio

Individuo/Muestra

CNA-586

Individuo UE 102. Individuo femenino de 25-34 años de edad encontrado en la CG. Réplica de CNA-585.

Diente humano.

Ua-40803

Individuo UE 102. Individuo femenino de 25-34 años de edad encontrado en la CG. Réplica de CNA-585.

Hueso humano: radio izquierdo.

Media Individuo UE 102

T(14C)=4,6; ν=2; T’(5%)=6,0

CNA-589

Unidad Estratigráfica 166. Capa de ceniza y materia carbonizada encontrada debajo de los individuos de la CG.

Carbón no identificado.

–22,70 ± 0,70†

4400 ±60

Ua-40805

Unidad Estratigráfica 166. Capa de ceniza y materia carbonizada encontrada debajo de los individuos de la CG. Misma muestra que CNA-589

Carbón no identificado.

–25,5

4086 ±35

Ua-40801

Individuo UE 80. Individuo de sexo indeterminado y 35–35 años de edad encontrado en la CP.

Hueso humano.

–19,9

4180 ±30

Ua-40802

Individuo UE 88. Individuo de sexo indeterminado y 35–35 años de edad encontrado en la CP.

Hueso humano.

–21,4

4002 ±31

OxA-30439

Individuo 229. Individuo de sexo masculino y 30-40 años de edad encontrado en el corredor, al Oeste de los dos vasos cerámicos interpretados como altares. El esqueleto estaba colocado en una posición fuertemente encogida. Muestra 229.teeth.

Diente humano: tercer molar inferior derecho.

−18,8 ± 0,2

9,8 ±0,3

3,1

4125 ±30

OxA-30385

Individuo UE 232. Individuo de sexo indeterminado y 25-35 años de edad encontrado en el corredor, al Oeste de dos vasos cerámicos interpretados como altares. El esqueleto estaba colocado en una postura ligeramente encogida y solo se conservaban las piernas, parte del torso y parte de los brazos. Muestra 232.teeth.

Diente humano: incisivo.

−18,9±0,2

10,7±0,3

3,2

4151 ± 30

OxA-X2535-32

Individuo UE 273. Individuo de sexo posiblemente masculino y 35-55 años de edad encontrado en el exterior del lado izquierdo del corredor dentro de un hoyo sin ajuar, parcialmente cubierto por la cobija 23.39, lo que sugiere que es anterior a la construcción del corredor. Dado que el corredor del monumento fue excavado en una colina natural (y no cubierto por un túmulo completamente artificial), se desconoce el tiempo transcurrido entre la inhumación del Individuo 273 y la construcción del tholos.

Hueso humano: húmero derecho.

−18,7±0,2

9,6±0,3

3,3

5802 ±34

OxA-32200

Unidad Estratigráfica 76. Depósito de material botánico carbonizado encontrado en el corredor, cerca del Individuo 232 y de los dos vasos cerámicos interpretados como altares (UE76).

Carbón no identificado: ramita de menos de cuatro anillos de crecimiento.

−24,0±0,2

CORREDOR

CÁMARA PEQUEÑA

CÁMARA GRANDE

Contexto

Material

δ13C (‰)

δ15N (‰)

C:N

–20,31 ± 0,86†

4140 ±50

–20,4

4165 ±30

4191 ± 21

2569 ±29

Tabla 1: Listado completo de las 22 dataciones radiocarbónicas y ratios de isótopos estables asociados obtenidas para el tholos de Montelirio. Los resultados replicados sobre la misma muestra han sido comparados y (cuando se ha juzgado necesario) combinados mediante una media ponderada según la propuesta de Ward y Wilson (1978). Los valores †δ13C fueron medidos por AMS y por tanto no son válidos para reconstrucción de la dieta (ver texto).

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

489

ALEX BAYLISS ET AL.

Figura 1: Distribución de los individuos de la CG datados por radiocarbono.

Aparte de la CG, de otros espacios del interior del tholos se han obtenido otras seis dataciones radiocarbónicas, las cuales no tienen relación estratigráfica directa con las de la CG. Por otra parte, otras dos dataciones fueron obtenidas sobre fragmentos de hueso de la CP, correspondiendo a las UEs 80 y 88 (Ua-40801 y Ua-40801). Estas fechas están probablemente relacionadas con el uso general de Montelirio, pero no se las puede situar con seguridad en la secuencia de actividad fechada en la CG.

También se han fechado dos enterramientos (individuos 229 y 232) del corredor (OxA-30439 y OxA30385), junto con carbón de madera (OxA-32200) de un depósito carbonizado. Aunque estos enterramientos son de una cronología similar al resto de la actividad en la tumba, el carbón es aproximadamente 2000 años más reciente, lo cual podría estar relacionado con una re-utilización muy posterior del corredor en la Primera Edad del Hierro1. Puesto que la fecha de este carbón no está directamente relacionada con la

1 Las evidencias de actividad en la Edad del Hierro no son infrecuentes en los contextos de la Edad del Cobre de Valencina (funerarios o no) (ver García Sanjuán, 2013: 29-30) para un breve resumen.

490

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓNICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO

actividad de la Edad del Cobre, se la ha excluido de todos los modelos realizados. También hay una datación de hueso del individuo UE 273 (OxA-X-2535-32), que fue colocado en un hoyo cortado en el túmulo, fuera del corredor y parcialmente cubierto por la cobija 23.39, lo cual sugiere que es anterior a la construcción de tholos. Esta datación consta con una sigla ‘OxA-X-‘, lo cual refleja la baja cantidad de colágeno obtenida de la muestra (menos de 0,5%). Una cantidad tan baja hace muy difícil saber con seguridad si todo el material extraído era colágeno, aunque la ratio C:N de esta muestra (3.3) está dentro del rango esperado para proteínas adecuadamente preservadas. La fecha radiocarbónica es en todo caso dos milenios más antigua que cualquier de las otras fechas asociadas al tholos. Por tanto, o bien el resultado es anómalamente antiguo, o es exacto y simplemente no se relaciona con el periodo de utilización del monumento en la Edad del Cobre. En cualquier caso, esta fecha ha sido excluida de los modelos. Si la fecha OxA-X-2535-32 refleja correctamente la cronología del individuo en cuestión, su muerte tuvo que ocurrir entre 4730 y 4545 cal ANE (95% de probabilidad; Stuiver y Reimer, 1993).

2.2. MODELO Como se señaló anteriormente, el modelado cronológico presentado aquí ha sido realizado mediante el programa OxCal 4.2 (Bronk Ramsey, 1995; 2009a; 2009b), y la curva de calibración del hemisferio norte aceptada internacionalmente (IntCal13; Reimer et al., 2013). El modelo obtenido tiene un ajuste insuficiente entre las fechas radiocarbónicas y la secuencia arqueológica (Amodel=45; no se ha incluido el modelo aquí). Dos dataciones tienen un ajuste insuficiente en el modelo: la media ponderada de los tres resultados del Individuo UE 103(A: 26) y una de las fechas sobre hueso humano de la UE 88 en la CP (Ua-40802; A: 22). Dada la diferencia en las fechas obtenidas de los dientes y los huesos del individuo UE 113 en la CG, es posible que bien OxA-28245 o Ua-40802, o ambas, sean anómalas por razones técnicas. Puesto que las dos dataciones sobre diente del Individuo UE 103 son estadísticamente consistentes a 2σ (OxA-32304 y SUERC47682, T’=0.4, T’(5%)=3.8, ν=1), parece probable que la fecha OxA-28245 sea ligeramente demasiado antigua. Por ello, se la ha excluido del análisis, re-calculándose

el modelo. El modelo resultante tiene un buen ajuste general (Amodel: 70; no se ha incluido el modelo aquí), pero Ua-40802 (Individuo UE 88 de la CP) todavía tiene un insuficiente ajuste individual (A: 33). Ciertamente es posible que esta muestra date un enterramiento ligeramente posterior, pero dada la probada dificultad de fechar huesos humanos en este sector del yacimiento de Valencina, evidente cuando se han replicado las dataciones de huesos y dientes de los mismos individuos (por ejemplo las fechas CNA-587 y Ua-40804 individuo UE 113, o las fecha OxA-28245 del individuo UE 103), ciertamente es posible que esta datación sea ligeramente demasiado reciente. Por esta razón se ha elaborado un nuevo modelo que excluye tanto OxA-28245 como Ua-40802 por ser anómalas desde un punto de vista científico. Este modelo (Modelo 1) tiene un buen ajuste general (Amodel: 95; Figura 2), y todas las fechas individuales tienen un buen ajuste individual. Este modelo sugiere que el tholos de Montelirio fue construido en 2875–2700 cal ANE (95% probabilidad; start: Montelirio Tholos; Figura 2), probablemente en 2850–2805 cal ANE (38% probabilidad) ó 2765–2715 cal ANE (30% probabilidad), y continuó en uso como lugar de enterramiento hasta 2805–2635 cal ANE (95% probabilidad; end: Montelirio Tholos; Figura 2), probablemente en 2765–2730 cal ANE (18% probabilidad) o 2725–2665 cal ANE (50% probabilidad). En conjunto, estuvo en uso durante un periodo de 1–200 años (95% probabilidad; use: Montelirio Tholos; Figura 3), probablemente durante 1–100 años (68% probabilidad). Calculando el primer y último eventos datados en la CG y el corredor (una vez que se ha excluido la fecha Ua-4802 como científicamente anómala solo queda una muestra datada de la CP) es posible valorar el periodo en el que los distintos espacios de la tumba fueron usados para enterramiento. • En la CG las prácticas funerarias se iniciaron en 2840–2705 cal ANE (95% probabilidad; first main chamber; Figura 2), probablemente en 2835–2800 cal ANE (42% probabilidad) ó 2750–2715 cal ANE (26% probabilidad), continuando hasta 2805–2660 cal ANE (95% probabilidad; last main chamber; Figura 2), probablemente hasta 2770–2735 cal ANE (22% probabilidad) ó 2720–2675 cal ANE (46% probabilidad), durante un periodo de1–140 años (95% probabilidad; use main chamber; Figura 3), probablemente un periodo de1–75 años (68% probabilidad).

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

491

ALEX BAYLISS ET AL.

Figura 2: Modelo cronológico de la actividad funeraria asociada a Montelirio (Modelo 1). Cada distribución representa la probabilidad relativa de que un evento ocurriese en un momento dado. Para cada una de las dataciones radiocarbónicas se muestran dos distribuciones, una sin relleno que es el resultado de la calibración radiocarbónica simple, y otra con relleno sólido en negro que se basa en el modelo cronológico. Las otras distribuciones corresponden a aspectos del modelo. Por ejemplo ‘start: Montelirio Tholos’ es la fecha estimada en que la tumba fue construida. Los grandes corchetes cuadrados a lo largo del lado izquierdo con palabras clave de OxCal definen con exactitud el conjunto del modelo.

Figura 3: Distribución de probabilidad del número de años en que la actividad funeraria tuvo lugar en el interior de Montelirio. Las probabilidades derivan del Modelo 1 (presentado en la Figura 2).

492

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓNICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO

Figura 4: Modelo cronológico alternativo para la actividad funeraria de Montelirio (Modelo 2). El formato es el mismo que el descrito para la Figura 2. Los grandes corchetes cuadrados a lo largo del lado izquierdo con palabras clave de OxCal definen con exactitud el conjunto del modelo.

• En el corredor los enterramientos se iniciaron en 2850–2690 cal ANE (95% probabilidad; first corridor; Figura 2), probablemente en 2825–2800 cal ANE (19% probabilidad) ó 2780–2700 cal ANE (49% probabilidad), terminando en 2820–2665 cal ANE (95% probabilidad; last corridor; Figura 2), probablemente en 2810–2800 (4% probabilidad) o en 2775–2685 cal ANE (64% probabilidad), después de un periodo de uso de 1–95 años (95% probabilidad; use corridor; Figura 3), probablemente de 1–35 años (68% probabilidad). La similitud de todas estas estimaciones cronológicas del Modelo 1 y la aparente brevedad de la actividad en la tumba, resultantes de las estimaciones formales (Figura 3), aconsejaron considerar con más atención la conclusión derivada del estudio antropológico (ver Capítulo 16 de esta monografía)

de que el proceso de autolisis y esqueletización de muchos de los individuos de la CG no se había completado cuando se realizaron nuevas inhumaciones, de manera que la deposición de estos cuerpos pudo haber tenido lugar simultáneamente o en un periodo muy corto de tiempo. De hecho, si se omite la datación OxA-28245 (individuo UE 103), las determinaciones radiocarbónicas de los siete individuos datados de la CG se vuelven estadísticamente consistentes (T’=9.5; T’(5%)=12.6; ν=6). Por ello, estadísticamente, todos los individuos en cuestión podrían haber muerto exactamente al mismo tiempo. De hecho, cuando se retiran también las dataciones Ua-40802 yOxA-X-2735-32 (que es claramente inexacta, o relacionada con un episodio de actividad en el sitio previo a la construcción del tholos), todas las dataciones radiocarbónicas de todos los individuos de la tumba se vuelven estadísticamente consistentes (T’=11.7;

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

493

ALEX BAYLISS ET AL.

T’(5%)=16.9; ν=9), lo cual podría ser compatible con la hipótesis de que todos los enterramientos del tholos tuvieron lugar en un único episodio. Para explorar esta posibilidad se han elaborados dos modelos más. En el Modelo 2, en el que solo se interpretan como evento único las inhumaciones de la CG, presenta un buen ajuste genera (Amodel: 62; Figura 4), aunque 113: tooth presenta un ajuste individual malo (A: 32). Este modelo sugiere que los 20 cadáveres fueron colocados en la CG en 2815–2740 cal ANE (48% probabilidad; main chamber; Figura 4) o entre 2730–2695 cal ANE (47% probabilidad), probablemente en 2810–2800 cal ANE (3% probabilidad) ó 2775–2750 cal ANE (22% probabilidad) ó 2725–2695 cal ANE (43% probabilidad). El Modelo 3, en el que se asume que todos los enterramientos del tholos ocurrieron a la vez, tiene una ajuste general insuficiente (Amodel: 59; no se muestra el modelo), con 113: tooth presentando de nuevo un escaso ajuste individual (A: 36). Los modelos 1 y 2 son estadísticamente plausibles y coinciden en colocar la construcción y uso del tholos de Montelirio dentro de un periodo de tiempo res-

tringido a finales del siglo 29 o durante el siglo 28 cal ANE. Las fechas radiocarbónicas son compatibles con la interpretación de las inhumaciones de la CG como un evento único, pero no demuestran que así fuese. Los datos radiocarbónicos también son compatibles con que tales inhumaciones ocurrieran durante un periodo de unas pocas décadas. La determinación de cuál de estas dos interpretaciones es correcta deberá hacerse a partir de otros datos.

3. ANÁLISIS DE SENSIBILIDAD Las desviaciones radiocarbónicas inducidas por dieta pueden ocurrir si un individuo datado ha asimilado carbono de un reservorio que no se encuentre en equilibrio con la biosfera terrestre (Lanting y Van der Plicht, 1998). Si uno de los reservorios fuente tiene una desviación radiocarbónica inherente (por ejemplo, si el individuo datado consumió pescado marino o pescado de agua dulce de una fuente agotada) entonces el hueso adquirirá cierta proporción de radiocarbono que no está en equilibrio con la atmósfera. Esto hace la edad radiocarbónica más antigua de lo que sería si el individuo hubiera consumido una dieta consistente

Edad

Sexo

δ13C (‰)

δ15N (‰)

OxA-32303

18–25 años

?Femenino

−19.1 ±0.2

9.9 ±0.3

SUERC-47682

22–24 años

Femenino

−19.0 ±0.2

9.7 ±0.3

OxA-28245, OxA-32304, & SUERC-60405

25–29 años

Femenino

−19.3 ±0.12

9.7 ±0.17

OxA-32301

24–32 años

Femenino

−19.1 ±0.2

9.0 ±0.3

OxA-32302

30–35 años

Femenino

−18.4 ±0.2

10.6 ±0.3

OxA-30439

30–40 años

Masculino

−18.8 ±0.2

9.8 ±0.3

OxA-X-2535-32

35–55 años

? Masculino

−18.7 ±0.2

9.6 ±0.3

SUERC-47686

Adulto

Desconocido

−19.1 ±0.2

9.9 ±0.3

25–35 años

Desconocido

−18.9 ±0.2

10.7 ±0.3

Sigla de laboratorio

OxA-30385

Individuos sin mediciones isotópicas CNA-585–6 & Ua-40803

25–34 años

Femenino

Estimación del promedio de proporción de la dieta para mujeres.

Ua-40801

35–55 años

Desconocido

Estimación del promedio de proporción de la dieta para individuos de sexo desconocido.

Ua-40802

35–55 años

Desconocido

Tabla 2: Estimaciones FRUITS (Food Reconstruction Using Isotopic Transferred Signals) (Fernandes et al., 2014) de las proporciones dietéticas de los cuatro grupos de comida para los 12 esqueletos humanos datados del tholos de Montelirio.

494

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓNICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO

en recursos solamente terrestres. Si se las calibra erróneamente usando una curva de calibración exclusivamente terrestre, estas edades producirán fechas radiocarbónicas anómalamente antiguas. Este problema ha sido abordado en primer lugar estimando la proporción de pescado consumida por cada individuo datado del tholos de Montelirio a partir de sus valores isotópicos estables, y luego construyendo para cada humano datado una curva de calibración personal que incorpora los reservorios no terrestres en las proporciones sugeridas por las estimaciones de dieta para pescado marino y de agua dulce provisto por el modelo FRUITS (Food Reconstruction Using Isotopic Transferred Signals) en ese individuo en particular. La reconstrucción dietética para cada uno de los individuos humanos de Montelirio se ha hecho con el modelo de mezcla bayesiana FRUITS v.2.0β (Fernandes et al., 2014). El programa FRUITS usa los promedios isotópicos de las fuentes de comida probables, las desviaciones isotópicas de dieta a tejido, incertidumbres analíticas e información previa en un modelo mixto que produce estimaciones de la

proporción complete en la dieta de cada fuente de comida para un consumidor. El modelado FRUITS de dos proxys dietéticos (δ13C y δ15N) para los individuos humanos de Montelirio ha empleado los siguientes datos y supuestos: 1) Valores de isótopos estables para las fuentes dietéticas potenciales. Se identificaron cuatro posibles grupos (Tabla 2) para modelar las dietas humanas de la población del tholos de Montelirio. Los valores medios para cereales (δ13C: −22.81±0.1‰; δ15N: 7.82±0.15‰) incluyen cebada y trigo arqueobotánicos del sitio de la Edad del Bronce de Terlinques (Alicante), en el sureste de la península ibérica (δ13C, Mora González et al., 2016; δ15N, Mora González et al., datos inéditos). Los valores de herbívoros terrestres (δ13C:−19.7±0.2‰; δ15N: 6.4±0.2‰) incluyen ovicápridos, cerdo y vacuno de los sectores Calle Mariana de Pineda y Calle Trabajadores de Valencina de la Concepción (García Sanjuán et al., En Prensa) y de las tumbas de Montelirio y La Pastora (Fontanals Coll et al., 2015: Tabla 2) del mismo yacimiento.

Estimaciones de dieta del programa FRUITS Cereales

sd

Proteina de herbívoros

sd

Pescado de agua dulce

sd

Pescado marino

sd

81.4%

12.1%

15.6%

11.7%

1.6%

1.6%

1.4%

1.4%

80.1%

13.3%

17.0%

13.0%

1.5%

1.5%

1.4%

1.4%

81.9%

12.4%

15.7%

12.1%

1.2%

1.3%

1.1%

1.1%

80.1%

13.1%

17.5%

13.1%

1.2%

1.2%

1.3%

1.3%

71.9%

15.3%

24.2%

15.1%

2.1%

2.1%

1.9%

1.8%

76.0%

14.0%

20.9%

13.9%

1.6%

1.5%

1.5%

1.5%

74.2%

14.8%

22.9%

14.6%

1.4%

1.4%

1.5%

1.5%

86.2%

9.8%

10.9%

9.5%

1.6%

1.6%

1.6%

1.5%

83.2%

10.2%

13.0%

9.7%

2.1%

2.1%

1.7%

1.6%

FRUITS Diet Estimates Cereales

sd

Proteina de herbívoros

sd

Pescado de agua dulce

sd

Pescado marino

sd

79.1%

13.2%

18.0%

13.0%

1.5%

1.5%

1.4%

1.4%

82.7%

11.3%

14.1%

11.0%

1.7%

1.7%

1.6%

1.5%

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

495

ALEX BAYLISS ET AL.

La localización de Montelirio en el valle del río Guadalquivir, que fluye hacia el golfo de Cádiz, sugiere que tanto el pescado marino como de agua dulce era un recurso alimenticio potencial (o, en la Prehistoria Reciente y la Antigüedad, pescado del lago que ocupaba el actual espacio de las marismas del Guadalquivir). Si bien no hay datos sobre huesos de pescado en el yacimiento de Valencina (lo cual puede deberse bien a factores de preservación o a los métodos de recogida de evidencias arqueológicas), una colección de conchas que incluye vieiras de Valencina sugiere el consumo de algunos recursos acuáticos (Moreno, 1995). El modelo FRUITS utilizó valores promediados para cuatro especies de pescado marino de depósitos arqueológicos en las Islas Baleares (δ13C:−13.42±0.2‰ y δ15N: 9.36±0.2‰; García Guixé et al., 2010: Tabla 1). Puesto que no existen datos sobre restos arqueológicos de pescado de agua dulce regionales, se han utilizado valores modernos de dos estudios ecológicos ibéricos (Soto et al., 2016:Tabla 1; Martino et al., 2011:Figura 2). Los valores de carbono para el pescado de agua dulce actual han mostrado una desviación de +0.85 (Böhm et al., 2002) para el efecto Suess sobre δ13C, la reducción atmosférica de 13C de origen antrópico desde la Revolución Industrial (Suess, 1958), resultando en valores operativos para el pescado de agua dulce de δ13C: −26.1±1.2‰ y δ15N: 16.4±1.1‰. 2) Desviación dieta-a-tejido derivada del fraccionamiento isotópico durante el proceso de formación del tejido. Nuestras desviaciones de dieta-a-tejido para el modelado FRUITS han sido de 4.8±0.2‰ para δ13C y 5.5 ±0.5‰ para δ15N (Fernandes et al., 2014). Las estimaciones FRUITS para las proporciones de dieta de los humanos de Montelirio son presentadas en la Tabla 2. Las estimaciones directas para nueve de los individuos están basadas en valores isotópicos individuales (δ13C y δ15N); para los tres individuos sin análisis isotópico se proporcionan las estimaciones promediadas de proporciones dietéticas de los resultados. Las estimaciones de FRUITS sugieren que la dieta del colectivo de Montelirio estuvo principalmente basada en cereales con un promedio de 79,4%, suponiendo la carne de los herbívoros

terrestres un promedio de 17,5%. Aunque en Valencina existen evidencias de marisco, sugiriendo que se deben tener en cuenta las fuentes acuáticas de proteínas, las estimaciones de FRUITS y los márgenes de error asociados (con un promedio de 1,6% o menos) indican una presencia escasa o despreciable de pescado en la dieta, sea marino o de agua dulce. En este caso, la construcción de curvas de calibración personal para explicar la proporción de recursos no terrestres consumidos por cada individuo datado es especialmente compleja. No disponemos de datos para valorar los reservorios potenciales de radiocarbono de las aguas del Guadalquivir ni del lago que una vez ocupó las actuales marismas. Las edades de reservorio de las aguas costeras de Andalucía están relativamente bien estudiadas, pero son claramente transgresivas desde el punto de vista temporal (Monge Soares y Matos Martins, 2010; Matos Martins y Monge Soares, 2013; Monge Soares et al., 2016). Dadas las circunstancias, hemos combinado las proporciones estimadas de recursos marinos y de agua salada por el modelo FRUITS (que entendemos cubre los recursos de lago hoy marisma), y utilizado una edad genérica de reservorio de 600±100 BP2. Utilizamos este reservorio, desviación de los datos de calibración atmosférica (Reimer et al., 2013) y la función Mix_Curves de OxCal v4.2 (Bronk Ramsey, 2001, retocada de acuerdo con Jones y Nicholls, 2001). Para cada individuo datado hemos construido una curva de calibración personal que incorpora el reservorio en la proporción sugerida por la estimación dietaria combinada para agua dulce y recursos marinos provisto por el modelo FRUITS en ese individuo en concreto (Tabla 2). Así, por ejemplo, SUERC47682 (individuo UE 110) ha sido calibrada usando una curva de calibración que incluye un componente de un 3±3% de recursos no terrestres (nótese que la proporción de cualquier curva está limitada a 100%). El resto de las fuentes dietéticas estarán en equilibrio con la atmósfera contemporánea y han sido calibradas usando IntCal13 (Reimer et al., 2013). Hemos recalculado tanto el Modelo 1 (Figura 2) como el Modelo 2 (Figura 4) usando la calibración de fuentes mixtas derivada del modelo dietario. En ambos casos las fechas radiocarbónicas tienen un buen

2 Esta desviación de reservorio probablemente abarca tanto el reservorio marino del periodo en el que el tholos estaba en uso, cuando la corrección media ΔR en la costa andaluza era de 180±66 BP (Matos Martins y Monge Soares, 2013: 1130), como una desviación media plausible de recursos de agua dulce (cf. Keaveney y Reimer, 2012; Bonsall et al., 2015).

496

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓNICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO

ajuste general con la información previa incluida en los modelos (Amodel: 93 y 72 respectivamente). Cuando se deja margen para un componente no-terrestre de la dieta de los individuos datados, Modelo 3, la lectura según la cual todos los esqueletos humanos de la tumba son interpretados como parte de un evento deposicional único también presenta un buen ajuste general (Amodel: 70). En todos los caso, la calibración de recursos mixtos hace que los resultados del modelo sean ligeramente más recientes, unos pocos años o pocas décadas. Ello queda ilustrado en la Figura 5, en la que se comparan los parámetros de comienzo del enterramiento en la CG para cada modelo. En el Modelo 1 esto se interpreta como un proceso, de manera que estimamos la fecha cuando empezaron los enterramientos en la CG (start main chamber), en el Modelo 2 todos los enterramientos de la CG son interpretados como un evento único (main chamber), y en el Modelo 3 todos los enterramientos en la tumba son interpreta-

dos como un evento único (primary burials). Así, los parámetros en los tres modelos no son directamente comparables, aunque es evidente que en cada caso el modelo calculado usando la calibración de fuentes mixtas derivada del análisis dietario produce estimaciones que se desplazan a unos años más tarde. Dada la pequeña proporción de recursos dietéticos no terrestres sugerida por el modelo FRUITS, las incertidumbres de esas estimaciones, y la limitada información de la que disponemos sobre la línea de isótopos estables de recursos alimentarios en esta región y los reservorios locales tanto en el Guadalquivir como en el paleo-lago, en este momento el modelado empleado con calibración totalmente terrestre probablemente proporciona una estimación más robusta de la cronología del tholos de Montelirio. Este análisis demuestra, en todo caso, que es improbable que los efectos de reservorios dietarios desplacen la cronología en más de unas pocas décadas como mucho.

Figura 5: Parámetros clave equivalentes de (a) Modelo 1 (Fig 2; start main chamber), (b) Modelo 2 (Fig 4; main chamber) y (c) Modelo 3 (ver texto; primary burials), calculados utilizando calibración totalmente terrestre (IntCal13; rojo) y calibración de fuentes mixtas basada en el análisis dietario de cada individuo fechado (Tabla 2; azul).

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

497

ALEX BAYLISS ET AL.

4. VALORACIÓN La ausencia de una cronología radiocarbónica sólida es quizás el principal problema (aunque no el único) al que se enfrenta actualmente la interpretación del complejo sitio de Valencina de la Concepción (García Sanjuán, 2013: 26-30). El problema al estudiar la temporalidad de contextos o monumentos funerarios tomados individualmente, como Montelirio, es tanto más exacerbado cuanto que, sin detrimento de avances recientes, la cronología numérica del fenómeno megalítico en el sur de España en general es muy débil (García Sanjuán et al., 2011), por lo que son muy pocos los referentes sólidos existentes. El estudio radiocarbónico intensivo del tholos de Montelirio presentado en este trabajo supone, de hecho, la primera cronología robusta nunca realizada para el uso de un monumento megalítico de la Edad del Cobre en todo el sur de España, y ciertamente la primera basada en un modelado bayesiano formalizado3. Son varias las conclusiones que se derivan de este estudio: (i) Montelirio fue erigido y utilizado fundamentalmente entre los siglos 29 y 28 cal ANE, aunque su estudio completo ofrece indicios de que el emplazamiento de la tumba conoció una actividad no especificada antes de que se construyese el tholos (ver discusión en el Capítulo 4 de esta monografía) y de que su frecuentación o uso puntual quizás se pudo extender dentro de una fase más avanzada del la Edad del Cobre, lo que quizás vendría sugerido por la presencia de un fragmento de cerámica campaniforme, aunque no hay evidencias firmes de ello. A esto, cabe añadir los inequívocos datos de la intensa actividad en el monumento conoció durante la Antigüedad, concretamente entre los siglos I ANE y I DNE, y de cuyo carácter no tenemos una interpretación clara. Montelirio es, por tanto, un monumento que tiene una biografía compleja con una temporalidad ‘larga’, pero que también conoció, a comienzos de la Edad del Cobre, unos episodios de uso posiblemente ‘breves’ que suponen una temporalidad ‘corta’, aunque ciertamente espectaculares por las pautas de utilización y por la cultura material involucradas.

(ii) El más amplio estudio de la cronología radiocarbónica de Valencina del cual deriva este estudio sobre Montelirio sugiere de hecho que esta dualidad de temporalidades, con estructuras que presentan eventos concretos o fases ‘cortas’ de uso frente a otras estructuras de uso mucho más dilatado en el tiempo y cronologías ‘largas’, es un fenómeno generalizado en las prácticas sociales que dieron lugar a este gran yacimiento de la Edad del Cobre. El estudio actualmente en prensa (García Sanjuán et al., En prensa) incluye casos que ejemplifican esta dualidad. Por un lado, las cuevas artificiales de La Huera y Calle Dinamarca, correspondientes a la primera fase de actividad en el asentamiento de Valencina, conocieron pautas de uso reiterativas a lo largo de periodos largos de tiempo. En cambio, el depósito de restos humanos de la Estructura 1 de Calle Trabajadores nº 14–18 corresponde con toda probabilidad a un episodio único de uso en el que todos los restos humanos derivan de individuos fallecidos al mismo tiempo. Esta dualidad o variabilidad de ‘tempos’ en el uso de monumentos tales como megalitos y recintos de fosos, que ya ha sido constatada en el Neolítico de las Islas Británicas (Whittle et al., 2011), se demuestra ahora por primera vez en el caso de Valencina. (iii) Cuando Montelirio fue construido, el asentamiento de Valencina ya venía conociendo una importante actividad desde hacía unos 300 años. La cronología bayesiana obtenida en este trabajo, y el estudio más extenso del que forma parte (García Sanjuán et al., En Prensa) permite adquirir, por primera vez, una cierta perspectiva de la posición de este gran monumento megalítico concreto tuvo dentro de la secuencia evolutiva que experimentó el asentamiento calcolítico de Valencina en su conjunto en los casi mil años que duró su ocupación, transcurridos entre c. 3200 y 2300 cal ANE. Las primeras trazas de ocupación o uso de Valencina, datadas en torno a 3200-3100 cal ANE corresponden a la cueva artificial de La Huera y al sector PP4-Montelirio, ambos situados a muy escasa distancia (800 y 200 m respectivamente) del tholos de Montelirio en dirección norte. Para cuando se erigió Montelirio en algún momento entre finales del siglo 29 y el siglo 28 cal ANE, ya existían proba-

3 Aún tratando de una construcción erigida en el Calcolítico, el estudio de Aranda Jiménez y Lozano Medina (2014) de la tumba 11 de El Barranquete es de hecho una contribución al estudio de las prácticas funerarias en la Edad del Bronce dado el alto nivel de reutilización que la misma tuvo en el II milenio cal ANE.

498

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓNICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO

blemente en Valencina importantes precedentes de la construcción de estructuras megalíticas de gran porte, como el tholos de Cerro de la Cabeza y la Estructura 10.042-10.049 del sector PP4-Montelirio. Por su grandiosidad y por la exuberancia de sus ajuares (y, presumiblemente, de los funerales que rodearon su uso), el tholos de Montelirio, sin embargo, superó muy de largo tales precedentes, marcando sin duda un hito en la historia de las comunidades que habitaban y/o frecuentaban el asentamiento de Valencina. Los datos actualmente disponibles (García Sanjuán et al., En Prensa) sugieren que el tholos de La Pastora habría sido construido posteriormente. Las evidentes diferencias de diseño y ejecución de esta otra magnífica obra megalítica con respecto a Montelirio, discutidas en el Capítulo 4 de esta monografía, sugieren importantes cambios en la ideología y prácticas que rodeaban a estas magnas construcciones. (iv) Los modelos cronológicos obtenidos no permiten descartar la sospecha de que las inhumaciones de la CG pudieran haber tenido lugar como un evento único, pero tampoco demuestran de forma inequívoca que así ocurriese, pues no es posible excluir la posibilidad de que las inhumaciones tuvieran lugar a lo largo de, digamos, tres o cuatro décadas. La valoración que se haga de este singular depósito funerarios (especial por su configuración demográfica y excepcional por la naturaleza de la cultura material que lo acompañaba) en uno u otro caso puede ser muy distinta, tanto en clave de demografía, como de complejidad social, como de ideología. En el Capítulo 22 (conclusiones) de esta monografía se plantea una discusión razonada de las diferentes hipótesis que, razonablemente, cabe considerar. Pero lo cierto es que, en el momento de presentar este estudio, no existen datos que permitan optar definitivamente por una u otra posibilidad de una forma empíricamente fundamentada, lo cual probablemente revela ciertos límites en la capacidad de la Arqueología como ciencia, a la vez que invita a continuar la investigación en el futuro.

AGRADECIMIENTOS Agradecemos la colaboración facilitada para la realización de este estudio por parte de diversos colegas, aunque especialmente Juan Carlos Pecero Espín y Juan Manuel Guijo Mauri, cuyo estudio antropológico

es la base principal de la interpretación radiocarbónica de Montelirio. El artículo extenso del que este trabajo es extracto y resumen ha contado con la colaboración de un nutrido grupo de colegas, incluyendo Luis Cáceres Puro, Manuel Eleazar Costa Caramé, Marta Díaz-Guardamino Uribe, Víctor Hurtado Pérez, Pedro López Aldana, Elena Méndez Izquierdo, Ana Pajuelo Pando, Joaquín Rodríguez Vidal, Juan Manuel Vargas Jiménez y David W. Wheatley. Este estudio ha sido parcialmente financiado por el Consejo Europeo de Investigación (European Research Council) a través del proyecto ToTL (Advanced Investigator Grant 295412).”

5. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ANGLADA, M., FERRER, A., PLANTALAMOR, L., RAMIS, D., VAN STRYDONCK, M. y DE MULDER, G. (2014): “Chronological framework for the Early Talayotic period in Menorca: The settlement of Cornia Nou”, Radiocarbon 56 (2), pp. 411-24. ARANDA JIMÉNEZ, G. y LOZANO MEDINA, A. (2014): “The chronology of megalithic funerary practices: a Bayesian approach to Grave 11 at El Barranquete necropolis (Almería, Spain)”, Journal of Archaeological Science 50, pp. 369–382. BALSERA NIETO, V., BERNABEU AUBÁN, J., COSTA CARAMÉ, M., DÍAZ-DEL-RÍO, P., GARCÍA SANJUÁN, L. y PARDO GORDÓ, S. (2015): “The radiocarbon chronology of southern Spain’s Late Prehistory (5600-1000 cal BC): a comparative review”, Oxford Journal of Archaeology 34 (2), pp. 139-156. BAYLISS, A., BRONK RAMSEY, C., VAN DER PLICHT, J. y WHITTLE, A. (2007): “Bradshaw and Bayes: towards a timetable for the Neolithic”, Cambridge Archaeological Journal 17 (1), supplement, pp. 1–28. BÖHM, F., HAASE-SCHRAMM, A., EISENHAUER, A., DULLO, W. C., JOACHIMSKI, M. M., LEHNERT, H., y REITNER, J. (2002): “Evidence for preindustrial variations in the marine surface water carbonate system from coralline sponges”, Geochemistry Geophysics Geosystems 3 (3), pp. 1019. BONSALL, C., VASIĆ, R., BORONEANŢ, A., ROKSANDIĆ, M., SOFICARU, A., MCSWEENEY, K., EVATT, A., AGURAIUJA, Ü., PICKARD, C., DIMITRIJEVIĆ, V., HIGHAM, T., HAMILTON, D. y COOK, G. (2015): “New AMS 14C dates for human remains from stone age sites in the Iron Gates reach of the Danube, south-east Europe”, Radiocarbon 57, pp. 33–46.

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

499

ALEX BAYLISS ET AL.

BROCK, F., HIGHAM, T., DITCHFIELD, P. y BRONK RAMSEY, C. (2010): “Current pretreatment methods for AMS radiocarbon dating at the Oxford Radiocarbon Accelerator Unit (ORAU)”, Radiocarbon 52, pp. 103–112. BRONK RAMSEY, C. (1995): “Radiocarbon calibration and analysis of stratigraphy: the OxCal program”, Radiocarbon 37, pp. 425–430. BRONK RAMSEY, C. (2001): “Development of the radiocarbon calibration program”, Radiocarbon 43, pp. 355–363. BRONK RAMSEY, C. (2009a): “Bayesian analysis of radiocarbon dates”, Radiocarbon 51, pp. 337–360. BRONK RAMSEY, C. (2009b): “Dealing with outliers and offsets in radiocarbon dating”, Radiocarbon 51, pp. 1023–45. BRONK RAMSEY, C., HIGHAM, T. F. G. y LEACH, P. (2004): “Towards high-precision AMS: progress and limitations”, Radiocarbon 46, pp. 17–24. BUCK, C. E., CAVANAGH, W. G. y LITTON, C. D. (1996): Bayesian Approach to Interpreting Archaeological Data, Wiley, Chichester. CÁCERES PURO, L. M., MUÑIZ GUINEA, F., RODRÍGUEZ VIDAL, J., VARGAS JIMÉNEZ, J. M. y DONAIRE ROMERO, T. (2014): “Marine bioerosion in rocks of the prehistoric tholos of La Pastora (Valencina de la Concepción, Seville, Spain): archaeological and palaeoenvironmental implications”, Journal of Archaeological Science 41, pp. 435–446. CALVO TRIAS, M., GARCÍA ROSSELLÓ, J., JAVALOYAS MOLINA, D., ALBERO SANTACREU, D., VAN STRYDONCK, M. (2014): “Matching data: Analyzing the chronological use sequence in the Iron Age necropolis of the staggered turriformof Son Ferrer (Balearic Islands, Spain)”, Radiocarbon 56 (2), pp. 361-374 DE MULDER, G., HAYEN, R., BOUDIN, M., VAN DEN BRANDE, T., DECQ, L., SALAS BURGUERA, M., RAMIS, D., BORMS, H. y VAN STRYDONCK, M. (2014): “14C Dating and Material Analysis of the Lime Burial of Cova de Na Dent (Mallorca, Spain)”, Radiocarbon 56 (2), pp. 387-398 DEE, M. y BRONK RAMSEY, C. (2000): “Refinement of graphite target production at ORAU”, Nuclear Instruments and Methods in Physics Research B 172, pp. 449–53. DUNBAR, E., COOK, G. T., NAYSMITH, P., TRIPNEY, B. G., XU, S. (2016): “AMS 14C dating at the Scottish Universities Environmental Research Centre (SUERC) Radiocarbon Dating Laboratory”, Radiocarbon 58 (1), Online

500

FERNANDES, R., MILLARD, A. R., BRABEC, M., NADEAU, M. J. y GROOTES, P. (2014):“Food Reconstruction Using Isotopic Transferred Signals (FRUITS): A Bayesian Model for Diet Reconstruction”, PLoS ONE 9 (2): e87436. DOI:10.1371/journal.pone.0087436 FERNÁNDEZ FLORES, A. y AYCART LUENGO, V. (2013): “Montelirio. Un sepulcro clave para la comprensión del registro de los grandes monumentos megalíticos de Valencina de la Concepción-Castilleja de Guzmán (Sevilla)”, El Asentamiento Prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla): Investigación y Tutela en el 150 Aniversario del Descubrimiento de La Pastora, (García Sanjuán, L., Vargas Jiménez, J. M., Hurtado Pérez, V., Ruiz Moreno, T. y Cruz-Auñón Briones, R., eds.), Universidad de Sevilla, Sevilla, pp. 233-259. FONTANALS-COLL, M., SUBIRÁ, M. E., DÍAZ-ZORITA BONILLA, M. y GIBAJA BAO, J. F. (2016): “First insight into the Neolithic subsistence economy in the north-east Iberian Peninsula: paleodietary reconstruction through stable isotopes”, American Journal of Physical Anthropology, pp. 1-15. DOI 10.1002/ajpa.23083. GARCIA-GUIXÉ, E., SUBIRÀ, M. E., MARLASCA, R., RICHARDS, M. P. (2010): “δ13C and δ15N in ancient and recent fish bones from the Mediterranean Sea”, Journal of Nordic Archaeological Science 17, pp. 83–92. GARCÍA SANJUÁN, L. (2013): “El asentamiento de la Edad del Cobre de Valencina de la Concepción: estado actual de la investigación, debates y perspectivas”, El Asentamiento Prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla): Investigación y Tutela en el 150 Aniversario del Descubrimiento de La Pastora, (García Sanjuán, L., Vargas Jiménez, J. M., Hurtado Pérez, V., Ruiz Moreno, T. y Cruz-Auñón Briones, R., eds.), Universidad de Sevilla, Sevilla, pp. 21–59. GARCÍA SANJUÁN, L., WHEATLEY, D. W. y COSTA CARAMÉ, M. E. (2011): “The numerical chronology of the megalithic phenomenon in southern Spain: progress and problems”, Exploring Time and Matter in Prehistoric Monuments: Absolute Chronology and Rare Rocks in European megaliths. Proceedings of the 2nd European Megalithic Studies Group Meeting (Seville, Spain, November 2008). Menga: Journal of Andalusian Prehistory, Monograph 1, (García Sanjuán, L., Scarre, C. y Wheatley, D. W., eds.), Junta de Andalucía, Sevilla, pp. 121–57. GARCÍA SANJUÁN, L., CÁCERES PURO, L., COSTA CARAMÉ, M. E., DÍAZ-GUARDAMINO-URIBE, M., DÍAZ-ZORITA BONILLA, M., FERNÁNDEZ FLORES, Á., HURTADO PÉREZ, V., LÓPEZ

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

CAPÍTULO 21. LA CRONOLOGÍA RADIOCARBÓNICA DEL THOLOS DE MONTELIRIO

ALDANA, P. M., MÉNDEZ IZQUIERDO, E., PAJUELO PANDO, A., RODRÍGUEZ VIDAL, J., VARGAS JIMÉNEZ, J. M., WHEATLEY, D., BRONK RAMSEY, C., DELGARDO HUERTAS, A., DUNBAR, E., MORA GONZÁLEZ, A., BAYLISS, A., BEAVAN, N., HAMILTON, D. y WHITTLE, A. (En Prensa): “Assembling the dead, gathering the living: radiocarbon dating and Bayesian modeling for Copper Age Valencina de la Concepción (Sevilla, Spain)”, Journal of World Prehistory. JONES, M. y NICHOLLS, G. (2001): “Reservoir offset models for radiocarbon calibration”, Radiocarbon 43, pp. 119–24. KEAVENEY, E. M. y REIMER, P. J. (2012): “Understanding the variability in freshwater radiocarbon offsets”, Journal of Archaeological Science 39, pp. 1306–1316. LANTING, J. N. y VAN DER PLICHT, J. (1998): “Reservoir effects and apparent 14C ages”, Journal of Irish Archaeology 9, pp. 151–165. LINDLEY, D. V. (1985): Making Decisions, Wiley, London. LULL SANTIAGO, V., MICÓ PÉREZ, R., RIHUETE HERRADA, C. y RISCH, R. (2013): “Funerary practices and kinship in an Early Bronze Age society: a Bayesian approach applied to the radiocarbon dating of Argaric double tombs”, Journal of Archaeological Science 40, pp. 4626-4634. MARTINO, A., SYVA RANTA, J., CRIVELLI, A., CEREGHINO, R. y SANTOUL, F. (2011): “Is European catfish a threat to eels in southern France?”, Aquatic Conservation: Marine and Freshwater Ecosystems 21, pp. 276–281. MATOS MARTINS, J. M. y MONGE SOARES, A. M. (2013): “Marine radiocarbon reservoir effect in southern Atlantic Iberian coast”, Radiocarbon 55, pp. 1123–1134. MONGES SOARES, A. M. y MATOS MARTINS, J. M.(2010):“Radiocarbon dating of marine samples from Gulf of Cadiz: the reservoir effect”, Quaternary International 221, pp. 9–12 MONGES SOARES, A. M., GUTIÉRREZ-ZUGASTI, I., GONZÁLEZ-MORALES, M., MATOS MARTINS, J. M., CUENCA-SOLANA, D. y BAILEY, G. N. (2016):“Marine radiocarbon reservoir effect in late Pleistocene and early Holocene coastal waters off northern Iberia”, Radiocarbon (DOI:10.1017/RDC.2016.71) MORA GONZÁLEZ, A., DELGADO HUERTAS, A., GRANADOS-TORRES, A., CONTRERAS CORTÉS, F., JOVER MAESTRE, F. J., LÓPEZ PADILLA, J. A. (2016):“The isotopic footprint of irrigation in the western Mediterranean basin during the Bronze

Age: the settlement of Terlinques, southeast Iberian Peninsula”, Vegetation History and Archaeobotany 25 (5), pp. 459-468. DOI: 10.1007/ s00334-016-0560-4 MORENO, R. (1995):“Catálogo de Malacofaunas de la Península Ibérica”, Archaeofauna 4, pp. 143–272. NAYSMITH, P., COOK, G., FREEMAN, S., SCOTT, E. M., ANDERSON, R., DUNBAR, E., MUIR, G., DOUGANS, A., WILCKEN, K., SCHNABEL, C., RUSSELL, N., ASCOUGH, P. y MADEN, C. (2010): “14C AMS at SUERC: improving QA data from the 5 MV tandem AMS and 250 kV SSAMS”, Radiocarbon 52, pp. 263–271. OLSSON, I. U. y POSSNERT, G. (1992): “14C activity in different sections and chemical fractions of oak tree rings, AD 1938–81”, Radiocarbon 34, pp. 757–767. POSSNERT, G. (1984): “AMS with the Uppsala EN tandem accelerator”, Nuclear Instruments & Methods in Physics Research B233, pp. 159–161 POSSNERT, G. (1990): “Radiocarbon dating by accelerator technique”, Norwegian Archaeological Review 23, pp. 30–37. REIMER, P. J., BARD, E., BAYLISS, A., BECK, J. W., BLACKWELL, P. G., BRONK RAMSEY, C., BUCK, C. E., CHENG, H., EDWARDS, R. L., FRIEDRICH, M., GROOTES, P. M., GUILDERSON, T. P., HAFLIDASON, H., HAJDAS, I., HATTÉ, C., HEATON, T. J., HOFFMANN, D. L., HOGG, A. G., HUGHEN, K. A., KAISER, K. F., KROMER, B., MANNING, S. W., NIU, M., REIMER, R. W., RICHARDS, D. A., SCOTT, E. M., SOUTHON, J. R., STAFF, R. A., TURNEY, C. S.M. y VAN DER PLICHT, J. (2013): “IntCal13 and Marine13 radiocarbon age calibration curves 0–50,000 years cal BP”, Radiocarbon 55, pp. 1869–1887. SANTOS ARÉVALO, F. J., GÓMEZ MARTÍNEZ, I. y GARCÍA LEÓN, M. (2009): “Radiocarbon measurement program at the Centro Nacional de Aceleradores (CNA), Spain”, Radiocarbon 51, pp. 883–889. SAYLE, K. L., COOK, G. T., ASCOUGH, P. L., GESTSDÓTTIR,H.,HAMILTON, W. D. yMCGOVERN,T. H. (2014): “Utilization of δ13C, δ15N, and δ34S analyses to understand 14C dating anomalies within a Late Viking Age community in Northeast Iceland”, Radiocarbon 56, pp. 811–821. SOTO, D. X., BENITO, J., GARCÍA, E., GARCÍA-BERTHOU, E. y CATALÁN J. (2016): “Trace metal accumulation as complementary dietary information for the isotopic analysis of complex food webs”, Methods in Ecology and Evolution 7, pp. 910–918. STUIVER, M. y POLACH, H. A. (1977): “Reporting of 14 C data”, Radiocarbon 19, pp. 355–363.

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

501

ALEX BAYLISS ET AL.

STUIVER, M. y REIMER, P. J. (1993): “Extended 14C data base and revised CALIB 3.0 14C age calibration program”, Radiocarbon 35, pp. 215–230. SUESS, H. E. (1958): “The radioactivity of the atmosphere and hydrosphere”, Annual Review of Nuclear Science 8, pp. 243–256. VOGEL, J. S., SOUTHON, J. R., NELSON, D. E., y BROWN, T. A. (1984): “Performance of catalytically condensed carbon for use in AMS”, Nuclear Instruments and Methods in Physics B5, pp. 289–293.

502

WARD, G. K. y WILSON, S. R. (1978): “Procedures for comparing and combining radiocarbon age determinations: a critique”, Archaeometry 20, pp. 19–31. WHITTLE, A., HEALY, F. y BAYLISS, A. (2011): Gathering Time: Dating the Early Neolithic Enclosures of Southern Britain and Ireland, Oxbow Books, Oxford WOHLFARTH, B. y POSSNERT, G. (2000): “AMS Radiocarbon measurements from the Swedish varved clays”, Radiocarbon 42, pp. 323–333.

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 485-502. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE QUINTA. INTERPRETACIÓN

Lihat lebih banyak...

Comentarios

Copyright © 2017 DATOSPDF Inc.