CAPÍTULO 11. LA INDUSTRIA EN HUESO DEL THOLOS DE MONTELIRIO

May 25, 2017 | Autor: Manuel Altamirano | Categoría: Chalcolithic, Tholos Tombs, Bone Tools, Industria ósea, Valencina de la Concepción (Seville, Spain)
Share Embed


Descripción

MONTELIRIO

Un gran monumento megalítico de la Edad del Cobre

Álvaro Fernández Flores Leonardo García Sanjuán Marta Díaz-Zorita Bonilla Editores

Rosa Aguilar Rivero Consejera de Cultura Marta Alonso Lappí Viceconsejera de Cultura Eduardo Tamarit Pradas Secretario General de Cultura Dirección General de Bienes Culturales y Museos Coordinación de la edición Servicio de Investigación y Difusión del Patrimonio Histórico Editores científicos Álvaro Fernández Flores Leonardo García Sanjuán Marta Díaz-Zorita Bonilla Maquetación Francisco José Romero Romero Agencia Andaluza de Instituciones Culturales Diseño de cubierta Francisco José Romero Romero Edita JUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de Cultura © de los textos: los autores © de las fotografías: los autores © de la edición: JUNTA DE ANDALUCÍA. Consejería de Cultura Año de edición: 2016 ISBN: 978-84-9959-236-7 Depósito Legal: SE 2138-2016

Puñal de cristal de roca con empuñadura de marfil procedente del nivel superior de la Tumba 10.049 del sector PP4-Montelirio de la Zona Arqueológica de Valencina de la Concepción-Castilleja de Guzmán (Sevilla). Fotografía: Miguel Ángel Blanco de la Rubia.

MONTELIRIO Un gran monumento megalítico de la Edad del Cobre

ÍNDICE 7

LIstado de autores

11

Presentación de la Consejera de Cultura

13

Prólogo

17

Preámbulo

20

Parte Primera. Introducción y Contextualización

23

Capítulo 1. El contexto patrimonial del tholos de Montelirio: historia de las actuaciones y protección legal Álvaro Fernández Flores

41

Capítulo 2. Contexto regional. Plataforma de El Aljarafe y la paleoensenada del Guadalquivir en el III milenio ANE Francisco Borja Barrera y César Borja Barrera

67

Capítulo 3. La prospección geofísica de Montelirio Cornelius Meyer y Lise Goossens

76

Parte Segunda. La Arquitectura

79

Capítulo 4. Arquitectura, estratigrafía y depósitos del tholos de Montelirio Álvaro Fernández Flores y Leonardo García Sanjuán

143

Capítulo 5. Los materiales constructivos pétreos de Montelirio Francisco Borja Barrera y César Borja Barrera

165

Capítulo 6. Análisis estructural de la cúpula de la cámara grande de Montelirio María Luisa Segovia Verjel, Sergio Legaz Torregrosa y Francisco Javier Segovia Espiau

173

Capítulo 7. Orientaciones y astronomía de Montelirio César Esteban López

182 Parte Tercera. La Cultura Material 185

Capítulo 8. La cerámica del tholos de Montelirio Jacobo Vázquez Paz

203

Capítulo 9. La industria lítica del tholos de Montelirio Leonardo García Sanjuán, José Antonio Lozano Rodríguez, Olga Sánchez Liranzo, Juan Gibaja Bao y Victoria Aranda Sánchez

245

Capítulo 10. Los marfiles del tholos de Montelirio Miriam Luciañez Triviño y Leonardo García Sanjuán

273

Capítulo 11. La industria en hueso del tholos de Montelirio Manuel Altamirano García y Miriam Luciañez Triviño

285

Capítulo 12. El oro del tholos de Montelirio en el contexto de la tecnología áurea de Valencina Mercedes Murillo-Barroso

311

Capítulo 13. El ámbar del tholos de Montelirio Mercedes Murillo-Barroso

345

Capítulo 14. Los textiles elaborados con cuentas perforadas de Montelirio Marta Díaz-Guardamino Uribe, David W. Wheatley, Eleanor F. Williams y José Ángel Garrido Cordero

365

Capítulo 15. El arte y la plástica en el tholos de Montelirio Primitiva Bueno Ramírez, Rodrigo de Balbín Behrmann, Rosa Barroso Bermejo, Fernando Carrera Ramírez y Mark A. Hunt Ortiz

406 Parte Cuarta. Los Depósitos Orgánicos 409

Capítulo 16. Caracterización antropológica de los restos óseos humanos del tholos de Montelirio Juan Carlos Pecero Espín

443

Capítulo 17. Análisis de isótopos estables de los restos humanos de Montelirio María Fontanals-Coll, Marta Díaz-Zorita Bonilla y María Eulàlia Subirá de Galdácano

449

Capítulo 18. Análisis de mercurio de los restos humanos del tholos de Montelirio Steven Emslie, Ashley C. McKenzie y Hollis E. Shaller

455

Capítulo 19. Los restos de animales de Montelirio Ana Pajuelo Pando

469

Capítulo 20. Análisis de lípidos en las vasijas cerámicas de Montelirio Paloma Álvarez Mateos y María de la Montaña Durán Barrantes

482 Parte Quinta. Interpretación 485

Capítulo 21. La cronología radiocarbónica del tholos de Montelirio Alex Bayliss, Nancy Beavan, Christopher Bronk Ramsey, Antonio Delgado-Huertas, Marta Díaz-Zorita Bonilla, Elaine Dunbar, Álvaro Fernández Flores, Leonardo García Sanjuán, Derek Hamilton, Adrián Mora-González y Alasdair Whittle

503

Capítulo 22. Montelirio. Valoración e Interpretación de una tumba excepcional Leonardo García Sanjuán, Álvaro Fernández Flores y Marta Díaz-Zorita Bonilla

LISTADO DE AUTORES

Altamirano García, Manuel Grupo de Investigación GEA. Universidad de Granada. Departamento de Prehistoria y Arqueología. Facultad de Filosofía y Letras. Campus de Cartuja s/n, 18071, Granada. [[email protected]] Álvarez Mateos, M. Paloma Universidad de Sevilla. Facultad de Química. Área de Ingeniería Química. C/ Profesor García González s/n, 41012, Sevilla. [[email protected]] Aranda Sánchez, Victoria Grupo de investigación Tellus (HUM-949). Departamento de Prehistoria y Arqueología. Universidad de Sevilla. María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected]] Barroso Bermejo, Rosa Universidad de Alcalá de Henares. Facultad de Filosofía y Letras. Departamento de Historia y Filosofía. C/ Colegios 2, 28801, Alcalá de Henares, Madrid. [[email protected]] Bayliss, Alex Historic England. 1 Waterhouse Square, 138-142, Holborn, London, EC1N2ST y University of Stirling, FK9 4LA, Reino Unido. [[email protected]] Beavan, Nancy University of Cardiff. School of History, Archaeology and Religion. John Percival Building, Colum Drive, Cardiff, CF10 3XQ, Reino Unido. [[email protected] gmail.com] Borja Barrera, César Universidad de Sevilla. Facultad de Geografía e Historia. Departamento de Geografía Física y Análisis Geográfico Regional. C/ Doña María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected]] Borja Barrera, Francisco Universidad de Huelva. Facultad de Humanidades. Departamento de Historia, Geografía y Antropología. Campus de El Carmen, Avda. de las Fuerzas Armadas s/n, 21071, Huelva. [[email protected]]

Bueno Ramírez, Primitiva Universidad de Alcalá de Henares. Facultad de Filosofía y Letras. Departamento de Historia y Filosofía. C/ Colegios 2, 28801, Alcalá de Henares, Madrid. [[email protected] ] Carrera Ramírez, Fernando Escola Superior Conservación Galicia. General Martitegui s/n, 36002, Pontevedra. [[email protected]] De Balbín Behrmann, Rodrigo Universidad de Alcalá de Henares. Facultad de Filosofía y Letras. Departamento de Historia y Filosofía. C/ Colegios 2, 28801, Alcalá de Henares, Madrid. [[email protected]] Delgado-Huertas, Antonio Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-UGR). Avda. de las Palmeras 4, 18100, Armilla, Granada. [[email protected]] Díaz-Zorita Bonilla, Marta Tübingen Universität. Institut für Ur- und Frühgeschichte und Archäologie des Mittelalters. Hölderlinst, 12, 72074, Tübingen, Alemania. [[email protected]] Díaz-Guardamino Uribe, Marta School of History, Archaeology and Religion. Cardiff University. John Percival Building, Colum Drive, Cardiff, CF10 3EU, Reino Unido. [Diaz-GuardaminouribeM @cardiff.ac.uk] Dunbar, Elaine Scottish Universities. Environmental Research Centre. Rankine Avenue, Scottish Enterprise Technology Park, East Kilbride, G75 0QF, Reino Unido. [[email protected]] Durán Barrantes, Mª de la Montaña Universidad de Sevilla. Facultad de Química. Área de Tecnología de Alimentos. C/ Profesor García González s/n, 41012, Sevilla. [[email protected]]

Bronk Ramsey, Christopher

Emslie, Steven University of North Carolina. Department of Biology and Marine Biology 601S. College Rd. Wilmington, NC 28403 USA. [[email protected]]

University of Oxford. Research Laboratory for Archaeology and the History of Art. Dyson Perrins Building, South Parks Rd, Oxford, OX1 3QY, Reino Unido. [[email protected]]

Esteban López, César Antonio Instituto de Astrofísica de Canarias. C/Vía Láctea s/n, 38200, La Laguna, Tenerife. [[email protected]]

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

7

Fernández Flores, Álvaro

Luciañez Triviño, Miriam

Arqueología y Gestión S.L. C/Tránsito 8, 41420, Fuentes de Andalucía, Sevilla. [[email protected] com]

Universidad de Sevilla. Facultad de Geografía e Historia. Departamento de Prehistoria y Arqueología. C/María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected] us.es]

Fontanals-Coll, Maria Universidad Autónoma de Barcelona. Facultad de Biología. Departamento de Biología Animal, de Biología Vegetal y de Ecología. Edificio C Facultad de Biociencias, Carrer de la Vall Moronta s/n, 08193, Cerdanyola del Vallès, Bellaterra, Barcelona. [[email protected]] García Sanjuán, Leonardo Universidad de Sevilla. Facultad de Geografía e Historia. Departamento de Prehistoria y Arqueología. C/María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected] us.es] Garrido Cordero, José Ángel Departamento de Prehistoria y Arqueología. Facultad de Geografía e Historia. Universidad de Sevilla. C/María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected] us.es] Gibaja Bao, Juan Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Institución Milà y Fontanals (CSIC). C/ Egipcíaques 15, 08001, Barcelona. [[email protected]] Goosens, Lise Eastern Atlas GmbH & Co. KG Berliner Straße 69 D-13189, Berlin, Alemania. [[email protected]] Hamilton, Derek Scottish Universities Environmetal Research Centre. Rankine Avenue, Scottish Enterprise Technology Park, East Kilbride, G75 0QF, Reino Unido. [[email protected]] Hunt Oritz, Mark A. Universidad de Sevilla. Facultad de Geografía e Historia. Departamento de Prehistoria y Arqueología. C/María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected] us.es]

University of North Carolina. Department of Biology and Marine Biology 601S. College Rd. Wilmington, NC 28403 USA. [[email protected]] Meyer, Cornelius Eastern Atlas GmbH & Co. KG Berliner Straße 69 D-13189, Berlin, Alemania. [[email protected] com] Mora-González, Adrián Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-UGR). Avda. de las Palmeras 4, 18100, Armilla, Granada. [[email protected]] Murillo Barroso, Mercedes Institute of Archaeology. University College London. 31-34 Gordon Square, London WC1H 0PY, Reino Unido. [[email protected]] Pajuelo Pando, Ana Grupo de investigación Tellus (HUM-949). Departamento de Prehistoria y Arqueología. Universidad de Sevilla. C/María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected]] Pecero Espín, Juan Carlos Arqueólogo profesional. C/Luis Montoto 150B, 41005, Sevilla. [[email protected]] Sánchez Liranzo, Olga Grupo de investigación ATLAS (HUM-694). Departamento de Prehistoria y Arqueología. Universidad de Sevilla. C/María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected]] Segovia Espiau, Francisco Javier Universidad de Sevilla. Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Área de Mecánica de Medios Continuos y T. de Estructuras. Avda. Reina Mercedes 2, 41012, Sevilla. [[email protected]]

Legaz Torregrosa, Sergio

Segovia Verjel, María Luisa

LEGAZ Arquitectura e Ingeniería. Urb. Petit Simón 37, 41927, Mairena del Aljarafe, Sevilla. [sergiolegaz @legaz.es]

Universidad de Sevilla. Escuela Técnica Superior de Arquitectura. Área de Mecánica de Medios Continuos y T. de Estructuras. Avda. Reina Mercedes 2, 41012, Sevilla. [[email protected]]

Lozano Rodríguez, José Antonio Universidad de Granada. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-IACT). Avda. de las Palmeras 4, 18100, Armilla, Granada. [[email protected]]

8

Mckenzie, Ashely C.

Shaller, Hollis E. University of North Carolina. Department of Biology and Marine Biology 601S. College Rd. Wilmington, NC 28403 USA. [[email protected]]

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

Subirá de Galdácano, María Eulàlia Universidad Autónoma de Barcelona. Facultad de Biología. Departamento de Biología Animal, de Biología Vegetal y de Ecología. Edificio C Facultad de Biociencias, Carrer de la Vall Moronta s/n, 08193, Cerdanyola del Vallès, Bellaterra, Barcelona. [[email protected]] Vázquez Paz, Jacobo ARQUEOPRO. Estudio de Arqueología y Patrimonio. Grupo de investigación Religio Antiqua (HUM-650). Departamento de Prehistoria y Arqueología. Universidad de Sevilla. C/ Jiménez Aranda 6, piso 34, 41018, Sevilla. [[email protected]]

Whittle, Alasdair Southampton University. Department of Archaeology. Highfield Road, Southampton, SO17 1BF, Reino Unido. [[email protected]] Williams, Eleanor F. School of Humanities. Canterbury Christ Church University. Canterbury Campus, North Holmes Road, Canterbury, Kent, CT1 1QU, Reino Unido. [[email protected]]

Wheatley, David Department of Archaeology. University of Southampton. Highfield Road, Southampton, SO17 1BF, Reino Unido. [[email protected]]

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

9

PRESENTACIÓN

L

a presentación de este libro se produce en un año que ha traído grandes noticias para el Patrimonio Prehistórico de Andalucía. La declaración del sitio de los dólmenes de Antequera (Málaga) como Patrimonio Mundial por parte de UNESCO en julio de 2016 ha ayudado a visibilizar el amplio elenco de enclaves y sitios prehistóricos que Andalucía posee, y del cual son muestra la destacada serie de monumentos megalíticos repartidos por nuestra geografía. Buen ejemplo de ello es el tholos de Montelirio, integrado en la Zona Arqueológica de Valencina de la Concepción y Castilleja de Guzmán (Sevilla), declarada Bien de Interés Cultural el 2 de marzo de 2010 (BOJA de 5 de marzo de 2010). Esta Zona Arqueológica destaca por su significación e importancia para el conocimiento de la Edad del Cobre, un periodo del que en Andalucía existen otros señeros exponentes de significación tanto nacional como internacional, como es el caso del propio conjunto antequerano, de Los Millares (Almería) o de El Pozuelo (Huelva). La excavación llevada a cabo en Montelirio entre 2007 y 2010 contó con el decidido apoyo de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, que realizó una importante inversión destinada a garantizar la obtención de un registro científico de primera calidad. Ya durante su excavación, la tumba de Montelirio suscitó un inusitado interés público, reflejado en los medios de comunicación, y explicable en razón de las extraordinarias características arquitectónicas de este monumento, de las colecciones de objetos que se recogieron, y de los datos obtenidos sobre la población que allí había sido enterrada. Casi 10 años después, el minucioso y paciente estudio de un amplio equipo de científicas y científicos de varios países se ha materializado en el extenso volumen que presentamos aquí. En sus 22 capítulos, esta obra recoge los múltiples aspectos investigados, que van desde la demografía y las condiciones de vida de la sociedad que construyó este gran monumento, hasta los asombrosos productos artesanales y artísticos hechos en piedra, marfil, oro y ámbar que se emplearon como ajuares en la tumba. Inscrita dentro de la serie de Monografías de Arqueología que la Consejería de Cultura comenzó a publicar en 1988, la obra Montelirio: Un Gran Monumento Megalítico de la Edad del Cobre, permite la publicación de los resultados de esta investigación, para ponerlos a disposición del conjunto de la comunidad científica como también del público general. Todo ello forma parte de nuestra apuesta por el conocimiento y la difusión del riquísimo Patrimonio Arqueológico de todos los andaluces y andaluzas. Rosa Aguilar Rivero Consejera de Cultura Junta de Andalucía

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

11

PRÓLOGO

El estudio del tholos de Montelirio ocupa una posición importante en el contexto de la investigación del yacimiento de Valencina de la Concepción-Castilleja de Guzmán (Sevilla). Durante décadas la investigación se centraba en preguntas de pequeña escala, sin reconocer el yacimiento como un ’mega-sitio’. En los últimos años se han iniciado varias medidas prometedoras, resumiendo la gran variedad de información proveniente en su mayoría de excavaciones de urgencia. Tras la celebración en 2010 del 150 aniversario del descubrimiento del tholos de La Pastora, en el año 2013 se publicó un primer conjunto de los amplios conocimientos sobre este sitio (García Sanjuán et al., 2013). El alto nivel de los análisis científicos y la calidad de este trabajo y muchos otros, han convertido a Valencina en un punto de referencia para la investigación sobre el megalitismo de la Península Ibérica. Los análisis modernos y las interpretaciones sobre Montelirio encajan perfectamente con este estado de la cuestión. Gracias a la atención del personal dedicado a la gestión patrimonial, esta tumba ha sido excavada y documentada bajo condiciones controladas, previo a las obras de construcción previstas, que nunca llegaron a realizarse. Un abanico de investigaciones interdisciplinares ha permitido un análisis detallado de un tema complejo. El procedimiento minucioso y los resultados convincentes hacen de esta tumba un ejemplo impresionante de las posibilidades de la investigación hoy en día, aprovechando los métodos más modernos. Es obvio el benificio que hubiera tenido la investigación si todos los grandes monumentos megalíticos hubieran sido investigados con tal cuidado. Por lo tanto, el tholos de Montelirio puede arrojar una luz pequeña, pero muy clara, sobre la realidad de este yacimiento, con la esperanza de poder reconstruirlo arqueológicamente. El tholos no es significativo solamente gracias a su excelente investigación, sino también por sus características arqueológicas. La importancia simbólica de este sitio viene enfatizada por el rendimiento arquitectónico en la construcción de la cúpula de barro de la Cámara Grande, vinculada con una estela oculada que ocupó una posición central en su interior. Esto está subrayado por la intensa coloración roja de la pizarra en el pasillo y en las cámaras. Además, grandes cantidades de cinabrio fueron utilizadas para decorar los cuerpos de los enterrados, también cuando aún vivían. El uso de ese material, conteniendo mercurio posiblemente tóxico, reconocido hace poco, nos permite acercarnos a las ideas que lo acompañaban y a las cuales accedemos con dificultad. El cinabrio se conoce también por otros yacimientos peninsulares con un carácter destacado, como Perdigões (Emslie et al., 2015). En vista de que el material en la Península Ibérica se produce casi exclusivamente en Almadén de la Plata, claramente fuera de la región dónde se utilizó intensivamente durante el Calcolítico, se puede argumentar que se dedicó un esfuerzo considerable a la obtención de este colorante rojo (otros materiales conocidos de la Prehistoria habrían producido un color semejante). Esto muestra la función especial del material y sus características, como por ejemplo el deseado tono u otras funciones. Gracias al análisis exhaustivo de los elementos artísticos y simbólicos en Montelirio ha sido posible generar una imagen de la realidad simbólica de las personas

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

13

que construyeron este monumento hace 5.000 años con un nivel de variedad y plasticidad, que para la Prehistoria de la Península Ibérica apenas tiene precedente. Aparte de las evidencias de construcción, también los huesos humanos excelentemente preservados tienen un gran potencial informativo, incluso si aún faltan tareas importantes como una investigación exhaustiva acerca de los lazos de parentesco de los enterrados en el tholos. La determinación del sexo es digna de atención, ya que indica casi exclusivamente enterramientos de individuos femeninos. Esta selección única, junto a los ajuares exclusivos, indica un significado destacado del sepulcro. También los ajuares del tholos permiten una visión interesante de los pensamientos de los habitantes de Valencina y sus alrededores. Sería posible pensar que se trata de una apreciación especial de determinadas partes de su entorno, ya que la casi exclusiva presencia en el sepulcro de representaciones de suidos y bellotas así podría indicarlo. El énfasis en los suidos y bellotas en ese contexto funerario exclusivo no es representativo de la realidad económica de la Valencina calcolítica y de otros asentamientos en el valle del Guadalquivir, en los cuales fueron utilizados multitud de animales y plantas. Por lo tanto es difícil saber si esa selección de ajuares fue realizada al azar. Es posible que sea una expresión de la importancia de suidos (y sus bellotas) como recurso cultural. Aparte de eso pueden ser evidencias de un factor económico, que podría haber poseído una dimension de prestigio, ideología o incluso de tipo cultual. La valoración de bellotas como alimento humano, demostrado en varios contextos Calcolíticos también se tiene que tener en cuenta. Otro punto destacado del inventario del tholos es la abundante presencia de materiales importados de lugares lejanos o cercanos, como por ejemplo marfil, ámbar, variscita, cinabrio o cristal de roca. Valencina de la Concepción es uno de los yacimientos calcolíticos de la Peninsula Ibérica que cuenta con más hallazgos de este tipo, reflejando las conexiones dinámicas de la región (OdriozolaLloret y García Sanjuán, 2013; Schuhmacher et al., 2013; Murillo-Barroso y García Sanjuán, 2013). Probablemente esto haya sido el resultado de la posición logísticamente estratégica, la accesibilidad a recursos inorgánicos como cobre y sal, los recursos marinos en la desembocadura del Guadalquivir y sobre todo las condiciones agrarias favorables. El carácter destacado del sepulcro viene subrayado por la acumulación de materiales, parcialmente hechos de materiales especiales, cuya elaboración requería de una artesanía especial y por lo tanto se podrían clasificar como objetos de prestigio (las piezas de marfil tallado, la lámina de oro decorada meticulosamente (véase en este volumen en el Capítulo 12), el ámbar que remite a otras piezas encontradas en las cercanías (Murillo Díaz y García Sanjuán, 2013), las puntas de flecha trabajadas de cristal de roca y sílex o láminas de sílex de grandes dimensiones (Murillo Díaz, 2013: Figuras 4 y 15). No queda claro si los materiales importados y productos artesanales de alta calidad, que no habrán sido parte del repertorio normal de materiales, funcionaban tan sólo como recursos indicativos del estatus o también cumplían un papel como recursos económicos o ideológicos/religiosos. Una de las posibles interpretaciones es que estos objetos representaban complementos de la competición social expresando o garantizando el control sobre los recursos humanos. En el caso de que se confirmara un vínculo entre los enterrados y un mundo religioso o cultual especial, se podría barajar una nueva visión. En ese caso los esfuerzos excepcionales en la construcción y el equipamiento de la tumba se deberían interpretar no tanto como una expresión de la propiedad o el poder de los enterrados y más como una expresión de la devoción de los enterradores al significado social/religioso de los muertos o bien a los poderes vinculados a ellos. Esto podría ofrecer una interpretación alternativa para los sepulcros megalíticos, alejándose de las interpretaciones que los atribuyen a las élites sociales.

14

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

Las evidencias de Perdigões (Reguengos de Monsaraz, Portugal) señalan interpretaciones parecidas, porque materiales (marfil, conchas marinas) y productos exógenos (los ídolos con cornamenta) hechos de cerámica (algunos decorados), los ídolos almerienses de hueso o placas decoradas de esquisto), contienen una variabilidad significativa aún mayor (simbólica, social, económica, moral o religiosa) (Valera, En Prensa). Esto arroja luz sobre la cuestión del papel del intercambio de bienes y recursos y las subyacentes redes de contacto como recursos o complejos de recursos para la creación y preservación de las sociedades. A pesar de los impresionantes resultados de la investigación de los últimos años, aún queda mucho trabajo por hacer en el yacimiento de Valencina de la Concepción. Por lo tanto, a día de hoy no se puede decir si este sitio de grandes dimensiones fue ocupado continuamente, posiblemente con una función central para toda la región de la desembocadura del Guadalquivir, si era un lugar de encuentro para diversas comunidades pequeñas del entorno cercano y lejano con una función sepulcral importante. Quizás cumplía varias funciones a la vez. La magnitud del yacimiento, superando los 400 ha de superficie, hace imposible la interpretación del carácter del lugar. En el IV-III milenio antes de Cristo en Europa se encuentran paralelos únicamente en regiones lejanas como son los asentamientos enormes de Tripolye, en el sur de Ucrania (Müller et al., 2015), con una cronología más antigua que Valencina en aproximadamente medio mileno. Otro problema para el estudio científico de Valencina se deriva de los procesos urbanísticos ya que, con su posición en la periferia de Sevilla, ocupa una posición favorable tanto hoy como en la Prehistoria. Es importante considerar qué yacimientos similares se podrían localizar en otros sitios del sur de la Península también, como demuestran las más recientes evidencias por ejemplo en Antequera (Málaga). Teniendo en cuenta que el carácter y la calidad de los hallazgos en Valencina tan sólo se dejaban intuir hasta hace pocos años y apenas ocupaban un lugar en la literatura, podemos contar con más sorpresas similares a las que se produjeron en últimas dos decadas respecto a la difusión y extensión de recintos en el sur de la Península Ibérica. También en Valencina quedan zonas importantes por excavar, haciendo más probable que, como en el caso de Montelirio, aparezcan más sorpresas. Para encontrar un sitio con similar concentración de artefactos de tal calidad, variedad y cantidad en relación con un gran número de estructuras en un área tan grande, según el actual estado de la investigación habría que mirar en el Mediterráneo oriental en el III milenio a.C. (Meller et al., 2015). En el oeste de Europa un yacimiento de una complejidad y magnitud parecida es Stonehenge y su entorno (Parker Pearson et al., 2016) o Newgrange y el valle del Boyne (Stout y Stout, 2008). A pesar de todas las diferencias, hay ciertos paralelos estructurales entre estas zonas arqueológicas que no se pueden ignorar. En estos casos se trata de grandes zonasde hallazgos con destacados elementos simbólicos que hacen suponer encuentros de grandes grupos de personas. Son lugares que evidentemente poseían una fuerte atracción como sitios funerarios. Según el estado de investigación actual el poblamiento continuo no es una característica importante de los yacimientos. La variedad y la cantidad de materiales exóticos, así como las superlativas manifestaciones artesanales hacen que los hallazgos del tholos de Montelirio sean excepcionales dentro del marco del calcolítico de la Península Ibérica. Junto a la riqueza de los materiales, la extensión del yacimiento y la cantidad de estructuras en Valencina no parece una exageración decir que se trata de uno de los centros culturales más importantes del oeste europeo en el III milenio a.C. Aquel momento es el origen de un importante desarrollo humano en la desembocadura del Guadalquivir, de gran importancia económica y logística, por ejemplo en la Edad del Hierro, la Antigüedad, el Medievo y la Edad Moderna, en las cuales ocupa siempre uno de los lugares más importantes de la Historia europea.

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

15

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS EMSLIE, S. D., BRASSO, R., PATTERSON, W., VALERA, A. C., MCKENZIE, A., SILVA, A. M., GLEASON, J. D., y BLUM, J. D. (2015): “Chronic mercury exposure in Late Neolithic/Chalcolithic populations in Portugal from the cultural use of cinnabar”, Scientific Reports 5, DOI: 10.1038/srep14679. GARCÍA SANJUÁN, L., VARGAS JIMÉNEZ, J. M., HURTADO PÉREZ, V. M. , RUIZ MORENO, T. y CRUZ-AUÑÓN BRIONES, R. (Eds.) (2013): El Asentamiento Prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla). Investigación y Tutela en el 150 Aniversario del Descubrimiento de La Pastora. Universidad de Sevilla, Sevilla. MELLER, H., RISCH, R., JUNG, R. y W. ARZ, H. W. (Eds.) (2015): 2200 BC – Ein Klimasturz als Ursache für den Zerfall der Alten Welt? 2200 BC – A climatic breakdown as a cause for the collapse of the old world? 7. MitteldeutscherArchäologentagvom 23. bis 26. Oktober 2014 in Halle (Saale). 7th ArchaeologicalConference of Central Germany October 23–26, 2013 in Halle (Saale). Tagungen des Landesmuseums für Vorgeschichte Halle 13.1/2, Halle, Saale MÜLLER, J., RASSMANN, K. Y VIDEIKO, M.(2015): Trypillia Mega-Sites and European Prehistory 4100–3400 BCE, Routledge, London. MURILLO BARROSO, M. y GARCÍA SANJUÁN, L. (2013): “El pomo de ámbar de la Estructura 10.042-10.049 del Sector PP4-Montelirio del asentamiento de Valencina de la Concepción (Sevilla)”, El Asentamiento Prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla). Investigación y Tutela en el 150 Aniversario del Descubrimiento de La Pastora, (García Sanjuán, L., Vargas Jiménez, J. M., Hurtado Pérez, V. M., Ruiz Moreno, T. y Cruz-Auñón Briones, R., eds.), Universidad de Sevilla, Sevilla, pp. 511-520. MURILLO DÍAZ, T. (2013): “La manufactura de artefactos líticos de la Edad del Cobre en el territorio de Valencina de la Concepción (Sevilla)”, El Asentamiento Prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla). Investigación y Tutela en el 150 Aniversario del Descubrimiento de La Pastora, (García Sanjuán, L., Vargas Jiménez, J. M., Hurtado Pérez, V. M., Ruíz Moreno, T. y Cruz-Auñón Briones, R. eds.), Universidad de Sevilla, Sevilla, pp. 469–484. ODRIOZOLA LLORET, C. y GARCÍA SANJUÁN, L. (2013): “Las cuentas de collar de piedra verde de Matarrubilla (Valencina de la Concepción, Sevilla)”, El Asentamiento Prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla). Investigación y Tutela en el 150 Aniversario del Descubrimiento de La Pastora, (García Sanjuán, L., Vargas Jiménez, J. M., Hurtado Pérez, V. M., Ruiz Moreno, T. y Cruz-Auñón Briones, R. eds.), Universidad de Sevilla, Sevilla, pp. 485–494. PARKER PEARSON, M., POLLARD, J., RICHARDS, C., THOMAS, J. y WELHAM, K. (2016): Stonehenge: Making sense of a Prehistoric Mystery, Council for British Archaeology, York. SCHUHMACHER, T. X., BANERJEE, A., WDINDORF, W., NOCETE CALVO, F. y VARGAS JIMÉNEZ, J. M. (2013): “Los marfiles del yacimiento de Valencina de la Concepción (Sevilla) en el contexto del Calcolítico del suroeste peninsular”, El Asentamiento Prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla). Investigación y Tutela en el 150 Aniversario del Descubrimiento de La Pastora, (García Sanjuán, L., Vargas Jiménez, J. M., Hurtado Pérez, V. M., Ruiz Moreno, T. y Cruz-Auñón Briones, R. eds.), Universidad de Sevilla, Sevilla, pp. 495–510. STOUT, G.y STOUT, M. (2008): Newgrange, Cork University Press, Cork.

Prof. Dr. Martin Bartelheim Catedrático de Prehistoria Eberhard-Karls-Universität Tübingen Institut für Ur- und Frühgeschichte und Archäologie des Mittelalters Abteilung für Jüngere Urgeschichte und Frühgeschichte

16

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

PREÁMBULO

Al recibir de los editores el manuscrito final de la monografía del tholos de Montelirio, advertí que a pesar de haber seguido de cerca la excavación arqueológica y conocer de primera mano sus hallazgos, no podía prever en aquellos momentos la dimensión científica de sus resultados. Una excavación, con una gran carga de repercusión en los medios de comunicación, que se ha ido desdibujando con el paso de los años y que ahora renueva su interés gracias a las valiosas aportaciones que ha congregado en torno a este volumen a un buen número de profesionales. Sorprende que en los pasos iniciales de su recorrido como nuevo monumento megalítico se salvara tanto de la indiscriminada utilización de los medios mecánicos empleados para su documentación previa, como de los avatares legislativos que parecían empeñados en reducir su tamaño y empequeñecer su área de influencia natural (Capítulo 1). Y quizás como reacción a todo ello, la contundencia del registro arqueológico de Montelirio se ha esforzado en mostrar justamente lo contrario: el extraordinario valor de lo conservado. En el discurso general de la obra, el Capítulo 4 representa una parte fundamental, pues la pormenorizada descripción del sistema constructivo y de los hallazgos contextualiza y sitúa en su justo marco espacial y también conceptual las aportaciones que en capítulos sucesivos se dedican al desarrollo de aspectos más concretos de cada uno de los materiales identificados. Las continuas y no gratuitas referencias a las singularidades presentes tanto en la construcción, por ejemplo en el caso de la cúpula de tierra (Capítulo 6), como en los objetos recuperados: altares, tejidos de cuentas, piezas de marfil o vasos con ofrendas (Capítulos 8 a 15), recomponen una imagen compleja y sugerente a la vez de la poderosa naturaleza simbólica del conjunto de hallazgos, y los detalles son tantos y tan particulares que, como los distintos autores indican, su excepcionalidad en el marco peninsular y acaso europeo, es conclusión recurrente de muchos capítulos. En el contexto de la investigación en el conjunto de la Zona Arqueológica de Valencina de la Concepción-Castilleja de Guzmán, llaman la atención los contextos preservados y el grado de conservación con el que nos han llegado, de modo que a pesar de las pérdidas sufridas, se trata del conjunto de objetos, en sus contextos originales, mejor conservados y documentados hasta la fecha. No es usual en el yacimiento la documentación de lo que llamamos hallazgos in situ, sino más bien todo lo contrario, pues si atendemos a lo publicado de las excavaciones, raramente se menciona su presencia. Incluso en el caso de las estructuras funerarias, que por su propia naturaleza son más cercanas a esta posibilidad, la norma es que muestren registros alterados por un uso continuado y con muy escasa presencia de objetos suntuarios. Tampoco en el caso de los otros grandes tholoi se ha dado un nivel equiparable de conservación, pues aunque los contenidos debieron resultar similares a los que aquí se nos muestran, sus particulares trayectorias los han hecho desaparecer. Ello le otorga un plus de consideración a Montelirio como indicador histórico presente, pero también como

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

17

recurso para la investigación futura, pues la cantidad de materiales y datos que nos ha dejado no son pocos y las líneas de investigación que las páginas que siguen nos abren son y serán desde esta proyección, más que atractivas. Y al hilo de lo anterior, permítanme una reflexión que no por más obvia es menos importante. Una excavación arqueológica realizada con recursos, materiales y humanos suficientes, sin los condicionantes de una obra nueva y lo que es más importante, con un sustancial aparato analítico aplicado al material de excavación, logra unos resultados óptimos en la reconstrucción histórica. Si no, cómo explicar, por ejemplo, los curiosos detalles que los estudios sobre los restos encontrados en Montelirio nos proporcionan, tal como ocurre en el caso de la presencia de mercurio en los huesos (Capítulo 18), las representaciones pictóricas y escultóricas en diferentes soportes (Capítulos 10 y 15) o las vestimentas deducidas de las concentraciones de cuentas (Capítulo 14). No deberíamos privar a las intervenciones futuras de estas posibilidades, pues en gran medida estaremos sustrayendo a la historia de soportes estructurales de conocimiento. No son matices que se escapan, sino realidades cuya lectura en un sentido o el contrario pueden cambiar sustancialmente el significado o casi ni atisbarlo ¿O acaso no es vertebral en la reconstrucción de los rituales celebrados que los enterramientos de la Cámara Grande sean simultáneos o no (Cap. 21)? Dicho esto, las analíticas y los estudios complementarios no pueden considerarse como ninguna panacea y muy a menudo son más los interrogantes que abren que los que cierran. Pero a pesar de ello, o precisamente por ello, su inclusión en la planificación de las actuaciones arqueológicas no debería ser opcional, pues, insistimos en esto, estaríamos hurtando una importante porción de la lectura arqueológica. Si en la Historia la indagación es solo el comienzo y, como decía el profesor Santos Juliá, para que no quede en una mera crónica es fundamental estudiar y elaborar lo encontrado para que pueda reconstruirse el pasado, ello es especialmente palpable en el Capítulo 22, en el que se presentan las conclusiones del estudio. En él se rearman los discursos precedentes adentrándose en sus consecuencias y repercusiones económicas y sociales al sugerir interesantes líneas de investigación futuras, como por ejemplo, en torno a la relevancia de una economía sustentada en la dehesa, o en la parte social, destacando el fuerte perfil religioso o mágico de las mujeres inhumadas. Una muy interesante visión que nos abre perspectivas de debate de alcance global y que suponen un poderoso estímulo para seguir de cerca el desarrollo de la investigación en el extenso yacimiento de Valencina. Y no solo por los profesionales sino también por un público sensible y cuidadoso con su pasado, aficionado y esmeradamente capacitado con el que contamos desde hace años. Para terminar, hay dos cuestiones sustanciales que me gustaría resaltar en relación con el significado de este libro en el contexto del yacimiento prehistórico de Valencina. Desde los inicios de su investigación arqueológica, y de eso hace ya más de 150 años, la de Montelirio es de las primeras actuaciones que ha sido publicada de manera conjunta y en su totalidad conforme a los esquemas tradicionales de lo que debemos entender como la publicación de una memoria científica. Digo de las primeras, sin desdeñar el trabajo de tantos profesionales que han intervenido en la Zona Arqueológica, pero en realidad, salvo alguna excepción, es así. No es menoscabo del trabajo de tantas compañeras y compañeros, ni mucho menos su responsabilidad directa, pues desde mi posición puedo certificar que las condiciones que como norma (y es lo más preocupante) acompañan al desarrollo de los trabajos arqueológicos en este yacimiento solo pueden calificarse, y generosamente, con el apelativo de precarias. Ello es más fruto de una desidia acumulada de lo público, en atender un aspecto que resulta esencial en la construcción del discurso histórico, que en el caso de esta publicación

18

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

resulta una honrosa excepción. Sin el conocimiento general de la totalidad del registro empírico aportado por una excavación difícilmente se puede generar un debate científico en el que todos podamos optar a reflexionar sobre los resultados, y en ello está la verdadera esencia del entramado de la investigación y de la gestión de una Zona Arqueológica de la complejidad de la que aquí nos ocupa. De igual modo y esta sería la segunda cuestión, también es notablemente útil desde el punto de vista de la reversión social. No solo porque estamos hablando de fondos públicos destinados a la investigación sino también porque desde nuestro deber de educación es necesario trasladar a los ciudadanos la importancia de los trabajos post-excavación y de cómo los datos y objetos recuperados alcanzan su mayor valor patrimonial a través del análisis especializado por parte de disciplinas complementarias, que son los que permiten conocerlos. La visión multidisciplinar, que pone en valor este libro, es garantía de rigor y ofrece posibilidades como ensayo de referencia para otras áreas de conocimiento más allá de la estrictamente arqueológica y prehistórica. Parece además que surge la necesidad de poner en valor los datos interpretados y materiales asociados, para que este esfuerzo realizado pueda materializarse de cara al público en una apuesta por la divulgación general de la historia del monumento de Montelirio. Desde esta perspectiva nuestra apuesta sería hacerlo desde su inclusión en los recorridos de las visitas que actualmente se realizan en el propio yacimiento pues su valor contextual en la explicación general del asentamiento se ve acrecentada al visualizar los hitos del paisaje conservado y no digamos si además se pudiera recuperar e incorporar el propio espacio constructivo, a fecha de hoy cubierto de tierras. Es esta una cuestión que a partir de ahora no deberíamos descuidar y con un horizonte claro y con todas la garantías técnicas que fueran exigibles, trabajar decididamente en la consecución de que el sepulcro megalítico de Montelirio y su registro arqueológico asociado se incorporasen a los hitos visitables del yacimiento. Las páginas que siguen son, sin duda, su mejor argumento.

Juan Manuel Vargas Jiménez Arqueólogo Municipal de Valencina de la Concepción

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // ISBN 978-84-9959-236-7

19

CAPÍTULO 11. LA INDUSTRIA EN HUESO DEL THOLOS DE MONTELIRIO Manuel Altamirano García1 y Miriam Luciañez Triviño2

Resumen: La manufactura de artefactos óseos ocupó un lugar de importancia en el seno de las sociedades calcolíticas del sur de la Península Ibérica, tanto en la vida cotidiana como en la esfera simbólica. Presentamos el análisis del conjunto de hueso trabajado documentado en el tholos de Montelirio (Castilleja de Guzmán, Sevilla). Pese a lo reducido de la muestra, el estudio traceológico de las superficies de los artefactos ha revelado una gran uniformidad en el proceso de elaboración. En general, predominan los elementos apuntados de fuste delgado y alargado, en su mayor parte realizados a partir de porciones diafisiarias de huesos largos de mamíferos de gran talla, posiblemente ciervo. Obtenidos los soportes, éstos fueron regularizados por abrasión intensa, resultando cuidados artefactos depositados como parte del ajuar funerario. El estudio microscópico de estos útiles ha mostrado su escaso o nulo uso antes de ser amortizados, lo que, junto con el contexto particular de algunos de ellos, podría indicar una posible funcionalidad ligada posiblemente a alguna actividad del ritual funerario.

Palabras clave: Industria Ósea, Tecnología Ósea, Varillas, Calcolítico, Montelirio.

CHAPTER 11. THE MONTELIRIO THOLOS BONE INDUSTRY Abstract: The manufacture of osseous artefacts played a major part within Iberian Chalcolithic societies, both in daily life as well as in the symbolic sphere. In this paper we present the analysis of the worked bone assemblage found in the Montelirio tholos (Castilleja de Guzmán, Seville). Despite the small size of the sample, the traceological study of the surface of the artefacts reveals a great uniformity in the elaboration process. In general, there is a predominance of pointed objects with a long and thin shaft, mostly made from diafisis of large-sized mammals, possibly deer. Once the preliminary forms were obtained, they were regularised through intense abrasion, which led to the production of carefully finished objects that were used as grave goods inside the tomb. The microscopic study of these items shows little or no use-wear before their final deposition, which, given the specific context of some of them, could suggest a functionality linked to some practice linked to the burial ritual.

Keywords: Worked Bone, Osseous Technology, Pointed Tools, Chalcolithic, Montelirio.

1 Grupo de Investigación GEA. Universidad de Granada. Departamento de Prehistoria y Arqueología. Facultad de Filosofía y Letras. Campus de Cartuja s/n, 18071, Granada. [[email protected]] 2 Universidad de Sevilla. Facultad de Geografía e Historia. Departamento de Prehistoria y Arqueología. C/María de Padilla s/n, 41004, Sevilla. [[email protected]]

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 273-283. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE TERCERA: LA CULTURA MATERIAL

273

MANUEL ALTAMIRANO GARCÍA Y MIRIAM LUCIAÑEZ TRIVIÑO

1. INTRODUCCIÓN

2. MATERIA PRIMA Y TIPOLOGÍA

Las materias duras de origen animal (hueso, asta, marfil, concha, etc.), tuvieron un papel relevante en el desarrollo de las sociedades del pasado como fuente de materia prima. No fueron sólo empleadas para elaborar herramientas orientadas a las actividades de producción o de adquisición, sino también para fabricar artefactos de marcado carácter simbólico. Así pues, por su variado y versátil uso, constituyen una pieza clave para el conocimiento de aspectos de índole tanto social y cultural como ideológica (Altamirano García, 2012; 2014b; Choyke y Bartosiewicz, 2009).

Además de las piezas manufacturadas en marfil analizadas en el Capítulo 10 de esta monografía, el tholos de Montelirio deparó también una serie de 41 piezas alargadas y apuntadas realizadas en hueso (fragmentos, objetos semi-completos y objetos completos). Según las materias duras animales empleadas en el tholos, sin contar las miles de cuentas de collar registradas, en muchos casos elaboradas en concha, este conjunto de objetos apuntados sobre hueso supone el 26% de las materias duras animales identificadas para la fabricación de artefactos (Figura 1 en el capítulo 10 de este mismo volumen).

Durante el III milenio ANE, los grupos humanos del sur de la península Ibérica realizaron una gran parte de sus útiles y objetos de adorno a partir de las osamentas de animales de su propia cabaña ganadera o de especies salvajes, así como a partir de materiales exóticos, como son el marfil o en ocasiones la concha de algunos moluscos marinos. Este hecho otorgaba a veces al artefacto un valor y significado añadido al existir ciertas creencias o preferencias hacia a un animal o tipo de material determinado (Choyke y Bartosiewicz, 2009). Por ello, junto con las propias características físico-mecánicas de la materia prima, se puede observar en ocasiones una cuidadosa selección de ésta de cara a manufacturar un tipo concreto de objeto, relacionado con una finalidad o funcionalidad determinada (Altamirano García, 2013; 2014a; 2014b). El hallazgo de útiles de hueso en un contexto excepcional, como es el caso del tholos de Montelirio, indica que nos encontramos ante un conjunto singular, confirmado por las características morfológicas, tecnológicas y funcionales que las piezas presentan. En este capítulo se procede el estudio de la colección de objetos óseos trabajados de esta tumba, complementario de los capítulos de esta monografía que tratan de los objetos ebúrneos (Capítulo 10) y de los restos faunísticos (Capítulo 19). El estudio se ha organizado en torno a tres ejes fundamentales, pasando primero por la identificación de la materia prima, procediéndose luego el estudio de las técnicas de manufactura y aportándose finalmente una aproximación a su interpretación funcional.

274

Entre el material objeto de estudio de este capítulo se han identificado tres piezas completas, cinco casi completas, con pequeñas fracturas proximales o distales, o ambas, y el resto de los fragmentos vienen definidos por una mayoría de porciones mesiales, habiéndose documentado también tres extremos distales de morfología apuntada, y dos fragmentos meso-proximales. Los rasgos morfológicos de los fragmentos son similares a los que presentan los objetos completos, por lo que también se han analizado cuidadosamente en este trabajo. Si bien la muestra no es numerosa y pese a observarse un alto grado de fragmentación, podemos considerarla representativa ya que nos encontramos en presencia de un conjunto procedente de un contexto cerrado al formar parte de un ajuar funerario. De cara a la identificación del hueso y especie animal a partir del cual fueron elaborados cada uno de los útiles que componen la muestra se han empleado diversos atlas y publicaciones especializadas (Campbell y Phil, 1979; O’Connor, 2000), contando además con la colaboración de la Dra. Alice Choyke, arqueozoóloga de la Central European University de Budapest. La identificación del soporte anatómico y de la especie ha sido compleja y en algunos casos imposible, debido a la elevada transformación del hueso original durante el proceso de manufactura, que no ha permitido observar rasgos anatómicos determinantes. Sin embargo, la longitud de las piezas completas y los restos anatómicos visibles en algunos de los artefactos han permitido determinar que se trata de soportes obtenidos a partir de huesos largos de animales de gran talla, muy posiblemente metapodios de ciervo (Cervus elaphus). Esta especie aparece

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 273-283. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE TERCERA: LA CULTURA MATERIAL

CAPÍTULO 11. LA INDUSTRIA EN HUESO DEL THOLOS DE MONTELIRIO

representada entre la fauna recuperada de varios sectores del yacimiento de Valencina, incluyendo La Perrera-La Candelera, Plan Parcial Matarrubilla, La Gallega, C/ María Pineda s/n y Avenida de Andalucía nº 9 (García Sanjuán, 2013: Tabla 5), así como en el aledaño sector del PP4-Montelirio, donde a pesar de que la fauna recuperada es escasa, el ciervo (solo habiéndose documentado astas) es la especie dominante en los contextos catalogados como funerarios (Liesau von Lettow-Vorbeck et al., 2014: 74). En el conjunto del tholos de Montelirio se ha documentado también un artefacto manufacturado sobre hueso largo de caballo. El caballo está muy poco representado en Valencina, con algunos restos óseos documentados en La Perrera-La Candelera, La Gallega, C/ María Pineda s/n y Avenida de Andalucía nº 9 (García Sanjuán, 2013: Tabla 5). Hasta la fecha tan solo se conoce otro artefacto manufacturado con hueso de caballo en este yacimiento: se trata de un ídolo realizado sobre falange de équido procedente del sector Cerro de la Cabeza (Hurtado Pérez, 2013: 320, Fig. 2-24). Destacar que en ninguna de las estructuras calcolíticas funerarias del mencionado sector PP4-Montelirio se encontró ni un solo resto de Equus sp. (Liesau von Lettow-Vorbeck et al., 2014: 76, Tabla 2), aunque sí una excepcional vasija cerámica zoomorfa con forma de équido, hallada en la Estructura 10.087, un hoyo de carácter funerario. En lo que respecta a los aspectos tipológicos, la muestra guarda una gran homogeneidad, al tratarse en todos los casos de elementos alargados con longitudes máximas entre 16,5 y 20 cm según las piezas completas. El estudio de los fragmentos ha revelado que se trata en la mayor parte de los casos de porciones de artefactos de la misma morfología, con fustes alargados y estilizados con grosores de 0,2 ó 0,3 mm en la punta (medida a 1 cm del ápice). Estos artefactos presentan secciones circulares, mayoritariamente en su extremidad distal, mientras que en la zona mesial y proximal podemos observar secciones que van desde circulares a ovales o subcirculares. Sin duda, esta morfología está íntimamente relacionada con su funcionalidad, ya que se trata de artefactos de gran fragilidad que no podrían aguantar fuertes tensiones, aunque este tema será abordado más adelante. Los extremos proximales aparecen generalmente como una continuidad del fuste (Figura 1: a-e), tan sólo advirtiéndose un incremento del grosor y espesor en esta zona en algunos casos (Figura 2: e,h). Sólo

dos piezas presentan cabezas marcadas y diferenciadas. Una de ellas (Figura 2: d) presenta extremidad proximal posiblemente en forma de bellota, motivo decorativo bien documentado entre el material ebúrneo del tholos de Montelirio y quizás, como señala M. Murillo-Barroso en el Capítulo 13 de esta obra, también entre el ámbar. Sin embargo, dada la afección postdeposicional que presenta este artefacto en su superficie con hoyos de disolución y vermiculaciones, no es posible asegurarlo. El otro objeto con cabeza marcada aprovecha los restos de la epífisis de un metápodo de ciervo dividido en cuatro porciones longitudinales (Figura 2: a). Además, contamos con dos fragmentos de porciones proximales que muestran claramente haber sido trabajados como cabezas marcadas, con posible forma de bellota, pertenecientes al mismo tipo de artefactos alargados y apuntados que predomina en el conjunto (Figura 2: b,c). Objetos similares de hueso, con secciones circulares o planas y con cabezas marcadas o no, han sido documentados en diversos contextos de hábitat y funerarios del Levante y sur peninsular (Arribas Palau et al., 1978: 86; Ayala Juan, 1990: 77-78; Pellicer Catalán, 1995: 109-110; Pascual Benito, 1998; Maicas Ramos, 2003-2004: 171-172; 2007; Nocete Calvo, 2004: Fig. 8.58; Hurtado Pérez, 2010: 156; García-Puchol et al., 2010: 177-178, 2012; Enríquez Navascués y Palomo Lechón, 2014: 132; Altamirano García, 2013). En cuanto a la terminología adecuada para denominar este tipo de artefactos, relativamente frecuentes en contextos domésticos y sobre todo funerarios del III milenio ANE, no existe una total uniformidad. No obstante, diversos trabajos proponen diferenciar entre aquellos artefactos que presentan una cabeza marcada y aquellos que no. Ruth Maicas (2007: 146) establece un grupo de “elementos facetados”, los cuales presentan un alto grado de transformación que dificulta enormemente la determinación de hueso y especie. Dentro de éstos, distingue entre varillas y alfileres, mostrando éstos un extremo proximal diferenciado del fuste, los cuales están presentes desde al menos el Neolítico en contextos preferentemente funerarios (Pascual Benito, 1998: 111-113). En general, se observa que las varillas tienden a presentar secciones más circulares, mientras que gran parte de los denominados como alfileres presentan secciones circulares en su parte distal, y más planas en su zona meso-proximal (Maicas Ramos, 2007: 143; Altamirano García, 2013: 295-298; Enríquez Navascués y Palomo Lechón, 2014: 130, Fig. 6).

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 273-283. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE TERCERA: LA CULTURA MATERIAL

275

Figura 1: Varillas de hueso del tholos de Montelirio manufacturadas sobre soportes alargados de metápodo de macromamífero, posiblemente ciervo.

Figura 2: Varillas de hueso del tholos de Montelirio manufacturadas sobre soportes alargados de metápodo de macromamífero, posiblemente ciervo (a-d, f-j) y caballo (e).

MANUEL ALTAMIRANO GARCÍA Y MIRIAM LUCIAÑEZ TRIVIÑO

Desde nuestro punto de vista, pensamos que lo más correcto para este conjunto de elementos apuntados del tholos de Montelirio es su denominación como ‘varillas de hueso’, considerándolos como útiles apuntados de fuste delgado y alargado con cabeza poco o nada marcada, puesto que tan sólo dos casos la presentan, (Figura 2: a,d) de sección circular o subcircular. De esta forma, evitamos además atribuir una supuesta funcionalidad a través de la nomenclatura de los objetos, siendo el término varilla más neutro al hacer referencia únicamente a su morfología.

3. EL PROCESO DE MANUFACTURA Como ya se ha propuesto anteriormente, una de las características del conjunto objeto de estudio es su uniformidad formal, lo que también es extensible a su proceso de manufactura. Dada la gran transformación que experimentaron los soportes origina-

les hasta convertirse en los artefactos finalizados, resulta prácticamente imposible analizar las etapas iniciales de la fabricación de los mismos. No obstante, y teniendo en cuenta las características de los objetos finales, parece probable que el proceso de obtención de los soportes se hubiera realizado mediante bipartición longitudinal de metápodos de ciervo, los cuales volvieron a dividirse de cara a obtener cuatro soportes similares (Figura 3). Si observamos el método empleado para realizar dicha tarea en otros conjuntos de hueso trabajado de cronología similar, la bipartición, (Altamirano García, 2013), es factible que fuese el ranurado bifacial el procedimiento puesto en práctica para ello por parte de los/as artesanos/as que realizaron las piezas encontradas en Montelirio. De hecho, en al menos un artefacto se han detectado evidencias de ranurado longitudinal, lo que podría apoyar esta hipótesis (Figura 4). Si bien no se han detectado herramientas

Figura 3. Hipótesis de la cadena técnica operativa para la manufactura de las varillas de hueso del tholos de Montelirio: 1) Metapodio de ciervo; 2) Bipartición por ranurado longitudinal de la diáfisis; 3) Nueva bipartición de la mitad del metapodio; 4) Soporte; 5) Objeto finalizado.

278

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 273-283. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE TERCERA: LA CULTURA MATERIAL

CAPÍTULO 11. LA INDUSTRIA EN HUESO DEL THOLOS DE MONTELIRIO

de piedra tipo buril en el asentamiento, basta con el uso de láminas o lascas cortantes de piedra para poder llevar a cabo una bipartición exitosa. Trabajos experimentales realizados por nosotros avalarían también esta método de la bipartición longitudinal de metápodos de ciervo para la obtención de los soportes alargados (Figura 5). Preparados los soportes, éstos habrían sido posteriormente trabajados en un primer momento por

raspado intenso de su superficie (Figura 6), de cara a regularizar y realizar las preformas. Esto podría explicar la presencia de superficies facetadas en algunos artefactos del conjunto. Posteriormente, la técnica de la abrasión con grano fino fue empleada masivamente para dar el acabado final a las piezas, desapareciendo en la mayor parte de los casos las facetas o planos, sobre todo en la extremidad distal, y obteniéndose secciones circulares, además de un acabado uniforme y cuidado (Figura 7).

Figura 4: Surco posiblemente producido por el ranurado inicial para la bipartición del metápodo.

Figura 5: Bipartición experimental de un metápodo fresco de ciervo mediante ranurado y aserrado con una lasca de sílex.

Figura 6: Evidencias de raspado superficial.

Figura 7: Abrasión intensa de la superficie de una de las varillas de hueso.

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 273-283. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE TERCERA: LA CULTURA MATERIAL

279

MANUEL ALTAMIRANO GARCÍA Y MIRIAM LUCIAÑEZ TRIVIÑO

4. APROXIMACIÓN FUNCIONAL La mayoría de los estudios de hueso trabajado que se han publicado para la Prehistoria Reciente peninsular carecen de estudios experimentales sistemáticos que apoyen de forma directa las hipótesis planteadas sobre la posible funcionalidad del útil analizado. En el caso de las varillas de hueso de Montelirio, si bien por el momento no se ha llevado a cabo un estudio experimental en profundidad, un examen preliminar bajo lupa binocular nos permite plantear algunas ideas sobre la posible funcionalidad y papel de estas piezas en el ritual funerario de este gran tholos. Tradicionalmente, este tipo de elementos apuntados, denominados como alfileres o varillas han sido relacionados con la decoración y/o sujeción del cabello, e incluso de la vestimenta. María Manuela Ayala Juan (1990), siguiendo trabajos anteriores (García del Toro, 1986: 157 y ss.), asocia elementos similares procedentes de contextos funerarios calcolíticos de Lorca (Murcia) con elementos para el tocado, posiblemente femenino. Para esta investigadora, el criterio seguido para relacionar dichos artefactos con esta función específica es la observación de superficies desgastadas en el extremo de la epífisis y la punta debido a un uso continuado con el roce de dedos y cabello, descartándose así la finalidad meramente funeraria de estas piezas

Figura 8: Restos de cinabrio adheridos a la superficie de una de las varillas de hueso.

280

(Ayala Juan, 1990: 78). Debemos tener en cuenta, sin embargo, que este tipo de desgastes en la zona activa y de aprehensión pueden haber sido producidos por actividades o acciones muy diversas. Si tenemos en cuenta el alto grado de elaboración que se observa en este tipo de piezas, con acabados cuidados, sus dimensiones y el contexto donde aparecen, es factible que hubieran tenido un uso ornamental (Maicas Ramos, 2003-2004: 171). No obstante, son escasas las evidencias directas que apoyen dichos supuestos. A través del análisis microscópico superficial de los artefactos de Montelirio, se ha puesto de manifiesto el alto grado de transformación que presentan los soportes originales, con acabados uniformes y homogéneos. Se observan restos de cinabrio adheridos en diversas partes de su superficie de manera irregular, que interpretamos como un hecho no intencionado. No se trataría de decoración, sino del resultado del contacto con esta sustancia empleada abundantemente en el monumento (Figura 8). La mayor parte de las piezas muestran estigmas de manufactura aún con apariencia “fresca”(Figura 9), es decir, que no presentan, en general, un desgaste por uso acusado. Sin embargo, en algunos ejemplares hemos detectado superficies ligeramente desgastadas y pulidas a consecuencia de haber sido utilizadas de forma puntual.

Figura 9: Desgaste muy ligero sobre la superficie del extremo activa de una de las varillas. Obsérvese cómo las aristas de las trazas resultantes de la manufactura aparecen levemente suavizadas.

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 273-283. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE TERCERA: LA CULTURA MATERIAL

CAPÍTULO 11. LA INDUSTRIA EN HUESO DEL THOLOS DE MONTELIRIO

Es difícil interpretar su funcionalidad a través de las escasas evidencias de uso y del análisis contextual, en primer lugar debido al altísimo grado de fragmentación y en segundo lugar debido a que estas piezas no muestran una distribución o asociación evidente con individuos u otros objetos dentro de la estructura funeraria, dado que aparecieron dispersos en lugares diversos de la zona central de la Cámara Grande (CG). Así, por ejemplo, un ejemplar completo (UE 334) apareció detrás (no debajo) del cráneo del individuo UE 343, y otro también completo (UE 365) se encontró al lado de la estela caída muy cerca del cráneo del individuo UE 102. Por el contrario, otras dos piezas (UE 332 y UE 177.3), una muy deteriorada y completamente fragmentada (UE 177.3), fueron halladas in situ sobre dos platos cerámicos (sobre los platos nº 329 y 154). Estos datos, al nivel del análisis preliminar que hemos podido realizar, nos permiten sugerir que no fueron elementos usados de forma continuada, digamos en la vida cotidiana, sino que más bien podríamos estar ante elementos manufacturados ex profeso como parte del ritual de enterramiento o del ajuar funerario, lo cual ha sido documentado en otros contextos de la Edad del Cobre y del Bronce europeo (Choyke, 2006; Choyke y Daroczi-Szabó, 2010), y se corresponde absolutamente con lo constatado para la industria lítica tallada de Montelirio, según se expone en el Capítulo 9 de esta monografía. Por tanto, es plausible pensar que estas varillas óseas, de gran fragilidad dadas sus características morfológicas y que presentan escasas o nulas evidencias de utilización, fueron artefactos manufacturados expresamente para formar parte del ajuar funerario depositado dentro de la tumba, y que tal vez se usaron en alguna actividad indeterminada, pero puntual, como parte del ritual funerario, y una vez finalizado éste, quedaron amortizados formando parte de las ofrendas para la vida de ultratumba.

5. CONCLUSIONES El estudio del conjunto óseo trabajado del tholos de Montelirio ofrece nuevas posibilidades de interpretación de los artefactos del III milenio ANE que en la mitad meridional y la región levantina de la península ibérica son tradicionalmente clasificados como ‘alfileres’ o ‘varillas’ de hueso, y en ocasiones también como ‘agujas’. Esto hace evidente la necesidad

de estudios de industria ósea para la zona de estudio y muy particularmente para el sitio de Valencina de la Concepción-Castilleja de Guzmán, donde de momento y al margen de estudios ahora en proceso, son inexistentes. Tal y como se ha puesto de manifiesto, los métodos, procedimientos y técnicas de manufactura de estos artefactos parecen estar en cierta medida normalizados y son semejantes a los documentados en otros contextos contemporáneos de asentamientos como El Malagón (Cúllar, Granada), Las Peñas de los Gitanos (Montefrío, Granada) o Los Millares (Santa Fe de Mondújar, Almería). La bipartición de metapodios por ranurado está ampliamente documentada y supone una optimización de la materia prima para la fabricación de objetos de hueso, siendo la abrasión la técnica más comúnmente observada para regularizar y dar forma a los soportes para obtener los útiles finales (Altamirano García, 2013). ¿Qué papel jugaron estas varillas en el proceso de inhumación de los difuntos en Montelirio? Por el momento, la respuesta requiere una investigación traceológica y experimental de mayor envergadura que permita contrastar las hipótesis, la cual será llevada a cabo en un futuro, pero podemos adelantar que estas varillas de hueso no fueron elementos usados durante largo tiempo y en numerosas ocasiones, sino que si bien pudieron tener algún tipo de uso durante el acto de enterramiento, éste debió ser muy puntual. Además, debido a la heterogeneidad en su distribución no podemos relacionar estas piezas con un uso determinado, más si cabe si atendemos particularmente a los ejemplares de Montelirio encontrados sobre platos, resulta evidente que las interpretaciones funcionales de estas varillas de hueso han de ser sometidas a un amplio análisis traceológico y experimental, cuestionándose la asociación tradicional de éstas con útiles para la decoración y peinado del cabello, supuestamente femenino (García del Toro, 1986; Ayala Juan, 1990), o como simples elementos ornamentales (Maicas Ramos, 20032004; 2007). No obstante, tampoco podemos por el momento descartar estas interpretaciones, habida cuenta la presencia de dos ejemplares que, aparentemente, están espacialmente asociados a sendos cráneos en el interior del tholos. Nuestro estudio ha comprobado cómo estos artefactos, con un escaso o inexistente uso antes de ser amortizados, junto con los residuos de cinabrio en

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 273-283. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE TERCERA: LA CULTURA MATERIAL

281

MANUEL ALTAMIRANO GARCÍA Y MIRIAM LUCIAÑEZ TRIVIÑO

su superficie y el contexto de algunos de ellos sobre platos cerámicos, debieron haber formado parte de la panoplia de elementos que participaban en el ritual funerario. Evidentemente, desconocemos por el momento en qué actividad o actividades concretas pudieron intervenir.

CHOYKE, A.M. (2006): “Bone tools for a life time: experience and belonging”, Normes techniques et practiques sociales. De la simplicité des outillages pré et protohistoriques. XXVI rencontres internationales d’archéologie et d’histoired’Antibes (Astruc, L., Bon, F., Léa, V., Milcent, P.Y. y Philibert, S., eds.), pp. 49-60.

AGRADECIMIENTOS

CHOYKE, A. M. y BARTOSIEWICZ, L. (2009): “Tell tale tools from a tell: Bone and antler manufacturing at Bronze Age Jászdózsa–Kápolnahalom”, Tiscium XX, pp. 357-376.

Agradecemos a Álvaro Fernández Flores, Leonardo García Sanjuán y Marta Díaz-Zorita Bonilla su invitación a participar en el presente trabajo, a la Dra. Alice M. Choyke por su colaboración en la determinación de la materia prima, y al personal del Museo Arqueológico de Sevilla por las facilidades de acceso a los materiales estudiados.

6. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ALTAMIRANO GARCÍA, M. (2012): “Elementos de adorno personal en materias duras de origen animal de la motilla del Azuer”, Cuadernos de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Granada 22, pp. 287-308. ALTAMIRANO GARCÍA, M. (2013): Hueso, Asta, Marfil y Concha: Aspectos Tecnológicos y Socioculturales Durante el III y II milenio A.C. en el Sur de la Península Ibérica, Tesis Doctoral, Universidad de Granada, Granada. ALTAMIRANO GARCÍA, M. (2014a): “Hueso, asta y marfil: manufactura de artefactos durante el III milenio A.C. en el poblado de Los Castillejos (Montefrío, Granada)”, Saguntum 46, pp. 21-40. ALTAMIRANO GARCÍA, M. (2014b): “Not only bones. Hard animal tissues as a source of raw material in 3rd millennium BC South-Eastern Iberia”, Menga. Revista de Prehistoria de Andalucía 5, pp. 43-67. ARRIBAS PALAU, A., MOLINA GONZÁLEZ, F., DE LA TORRE PEÑA, F., NÁJERA COLINO, T. y SÁEZ PÉREZ, T. (1978): “El poblado de la Edad del Cobre de El Malagón (Cúllar-Baza, Granada)”, Cuadernos de Prehistoria de la Universidad de Granada 3, pp. 67-116. AYALA JUAN, M. M. (1990): “Estudio preliminar del ritual funerario calcolítico en la comarca de Lorca, Murcia”, Zephyrus 43, pp. 77-86. CAMPBELL, A.C. y PHIL, D. (1979): Guía de Campo de la Flora y Fauna de las Costas de España y de Europa, Editorial Omega, Barcelona.

282

CHOYKE, A. y DARÓCZIHSZABÓ, M. (2010): “The complete and usable tool: somelife histories of prehistoricbone tools in Hungary”, Ancient and Modern Bone Artefacts from America to Russia. Cultural, Technological and Functional Signature. BAR International Series 2136 (Legrand-Pineau, A., Sidéra, I., Buc, N., David, E. y Scheinsohn, V., eds.), Archaeopress, Oxford, pp. 235-248. ENRÍQUEZ NAVASCUÉS, J.J. y PALOMO LECHÓN, S. (2014): “Materiales inéditos del Calcolítico procedentes de La Pestaña (Badajoz)”, Spal 23, pp. 121-136. GARCÍA DEL TORO, J. R. (1985): “Las llamadas varillas de hueso de los enterramientos humanos colectivos del Eneolítico del Levante Español: tipología morfotécnica e hipótesis funcional”, I Coloquio sobre el Eneolítico en el País Valenciano, Alcoy-1984, Alicante, pp. 157-164. GARCÍA-PUCHOL, O., McCLURE, SARAH B., JUAN-CABANILLES, J., PASCUAL-BENITO, J. LL. y GIBAJA BAO, J. F. (2012): “Objetos singulares/objetos foráneos. Evidencias de circulación de artesanías en el depósito funerario del Neolítico final/Calcolítico de la Cova de la Pastora (Alcoi, Alacant)”, Congrés Internacional Xarxes al Neolític: Neolithic Networks, Rubricatum. Revista del Museu de Gavá, 5, pp. 281-288. GARCÍA SANJUÁN, L. (2013): “El asentamiento de Valencina de la Concepción: estado actual de la investigación, debates y perspectivas”, El Asentamiento Prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla): Investigación y Tutela en el 150 Aniversario del Descubrimiento de La Pastora (García Sanjuán, L., Vargas Jiménez, J.M., Hurtado Pérez, V., Ruiz Moreno, T. y Cruz-Auñón Briones, R., eds.). Universidad de Sevilla, Sevilla, pp. 21-59. HURTADO PÉREZ, V. (2010): “Representacionessimbólicas, sitios,contextos e identidades territoriales del suroeste peninsular”, Ojos que Nunca Se Cierran. Ídolos en las Primeras Sociedades Campesinas (Cacho Quesada, C., Maicas Ramos, R., Galán Gómez, E. y Martos Romero, J.A., eds.), Museo Arqueológico Nacional, Madrid, pp. 137-198.

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 273-283. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE TERCERA: LA CULTURA MATERIAL

CAPÍTULO 11. LA INDUSTRIA EN HUESO DEL THOLOS DE MONTELIRIO

HURTADO PÉREZ, V. (2013): “Los ídolos del asentamiento de Valencina de la Concepción (Sevilla): una revisión”, El Asentamiento Prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla): Investigación y Tutela en el 150 Aniversario del Descubrimiento de La Pastora (García Sanjuán, L., Vargas Jiménez, J.M., Hurtado Pérez, V., Ruiz Moreno, T. y Cruz-Auñón Briones, R., eds.). Universidad de Sevilla, Sevilla, pp. 311-327.

MAICAS RAMOS, R. (2007): Industria Ósea y Funcionalidad: Neolítico y Calcolítico en la Cuenca de Vera, Bibliotheca Praehistorica Hispana. CSIC.

LIESAU VON LETTOW-VORBECK, C., APARICIO ALONSO, Mª. TERESA, ARAUJO ARMERO, R., LLORENTE RODRÍGUEZ, L. y MORALES RUIZ, A. (2014): “La fauna del sector PP4-Montelirio del yacimiento prehistórico de Valencina de la Concepción (Sevilla). Economía y simbolismo de los animales en una comunidad del III milenio”, Menga. Revista de Prehistoria de Andalucía 5, pp. 69-97.

O’CONNOR, T. (2000): The Archaeology of Animal Bones, Texas A&M University Anthropology Series.

MAICAS RAMOS, R. (2003-2004):“Algunas consideraciones sobre la industria ósea del Neolítico y Calcolítico en la Cuenca de Vera, Almería”, Espacio, Tiempo y Forma. Serie I, Prehistoria y Arqueología, nº 16-17 (Ejemplar Dedicado a: Homenaje a Victoria Cabrera Valdés), pp. 161-188.

NOCETE CALVO, F. (ed.) (2004): Odiel. Proyecto de Investigación Arqueológica para el Análisis del Origen de la Desigualdad Social en el Suroeste de la Península Ibérica, Arqueología Monografías 19, Junta de Andalucía, Sevilla.

PASCUAL BENITO, J.L. (1998): Utillaje Óseo, Adornos e Ídolos del Neolítico Valenciano, Servicio de Investigación Prehistórica, Trabajos Varios del SIP nº 95), Diputación Provincial de Valencia, Valencia. PELLICER CATALÁN, M. (1995): “Las culturas del neolítico-calcolítico en Andalucía Oriental”, Espacio, Tiempo y Forma, Serie I, Prehistoria y Arqueología 8, pp. 81-134.

MONTELIRIO. UN GRAN MONUMENTO MEGALÍTICO DE LA EDAD DEL COBRE // PP. 273-283. ISBN 978-84-9959-236-7 // PARTE TERCERA: LA CULTURA MATERIAL

283

Lihat lebih banyak...

Comentarios

Copyright © 2017 DATOSPDF Inc.