1991: Viajes para aprender lenguas

October 6, 2017 | Autor: Xavier Laborda | Categoría: Education, Second Language Acquisition, Secondary Education
Share Embed


Descripción

j- - ~

NUEVAS

ECOI.

00193 .

"'""".,.""."

"...,..."

"'

1

8 "480002"035224"

111

, ,

e:

El patlOde mi escue la 8

8

Mapasurbanos , -

ESCUELAY SOCIEDAD

Viajeslingüísticos

Viajar al extranjeroparaaprenderlenguasseha convertido enunhábitocultu. ral bastanteextendido.El autoranalizadiversasmodalidades -cursos, viajes, estancias- y sugierealgunasdirecciones útilespara alumnosy profesores.

XAVIERLABORDA ntorno a la creciente demanda de cursos lingüísticos allende las fronteras se está consolidando un sector dedicado al turismo de lenguas. A su vez, se hacen corrientes expresiones con cierta pretensión, como «viajes lingüísticos» o «estancias lingüísticas». La primera constatación que puede hacerse es que estas expresiones designan prácticas diferentes y que, tras dichas prácticas, se aprecian diferentes fmalidades. Por otro lado, se echa de menos una información crítica sobre la calidad y los costes de este tipo de cursos, sobre todo si el colectivo de usuarios resulta tan abultado. Másde 300.000españoles, de ellos el 90 % asistió a cursos veraniegos de inglés.

E

El curso escolar en el extranjero Varias décadas atrás, Suiza era un destino que frecuentaban los jóvenes de familias bienestantes, mientras que ahora es común asistir durante un curso escolar a opciones específicas en Estados Unidos, Irlanda, Gran Bretaña o Canadá. Más allá de consideraciones sociales -que en buena parte son el motor de las migraciones-, este tipo de estancia está muy bien considerado entre los educadores que tienen la oportunidad de valorar sus resultados. La duración del curso permite la maduración lingüística del alumno y la asimilación de ciertas regIas interculturales. En definitiva, los objetivos buscados son dos: hablar la lengua y entender la cultura inmediata que vehicula dicha lengua. Por añadidura se implican elementos nuevos de socialización y convivencia para el joven. Si se envía al joven para un año, tiene mucha importancia la elección del momento. Es corriente que cursen COu. Se entiende que, como sea que se acerca la entrada en la Universidad, conviene una inmersión lingüística, lo cual ha de redundar en el mejor dominio de la bibliografía universitaria, entre otras ventajas. Algunos especialistas critican esta elección porque, a diferencia de lo que ocurre en los centros escolares americanos -destino mayoritario-, el curso de COU en España mantiene un nivel académico notable, y en absoluto repre-

66

senta un año de trámite. Por consiguiente, la desparejada preparación, según se realice fuera o aquí, no favorece a los que siguen el COU fuera. Así que quizá las calificaciones de estos últimos en la Selectividad se resientan, y también sus opciones de acceso a las facultades. Una alternativa es estudiar en el extranjero un curso de BUP, que no compromete la prueba de selectividad. Por otra parte, parece que los niveles aquí y allá son similares. Y, dentro del ciclo de BUP, se puede sugerir el segundo curso por su condición intermedia. Algunos profesores con responsabilidad de tutor añaden, en favor de esta propuesta, que, si bien la ado-

Los viajes de verano

;ticos lescencia es una etapa activa y difícil para el sujeto, la edad de quince años no acostumbra a presentar los conflictos de búsqueda amorosa inherentes al joven. Hay razones a favor y en contra de cualquier tramo escolar que se elija para estudiar fuera. Sin embargo es incuestionable la recomendación de que un nivel suficiente del idioma representa una condición necesaria. Una estadía del tipo que consideramos se prepara años antes mediante la asistencia regular a clases ordinarias de idioma. Actuar de otro modo puede comportar una experiencia decepcionante; no sólo es doloroso enfrentarse con escasos conocimientos a una inmersión lingüística sino que también puede frustrar el sentir de quien la sufre y las expectativas de los progenitores que albergan la ilusión de multiplicar el capital escolar del joven con esta inversión, inversión que alcanza o supera una cantidad de seis cifras.

Hay opciones menos onerosas a la asistencia durante uno o varios años a cursos en el extranjero. El interés de los países de la Comunidad Europea por favorecer el conocimiento de idiomas entre sus ciudadanos se aprecia en algunas medidas y recursos económicos que van en esta dirección. Dentro del ámbito universitario, los alumnos de ciclo superior pueden optar a las ayudas del programa Erasmus, que promueve el intercambio universitario de alumnos durante varios trimestres. Otro programa, Lingua, busca la movilidad y el conocimiento de lenguas extranjeras de alumnos y profesores de Enseñanzas Medias, principalmente. No es infrecuente que pequeños grupos de Primaria realicen algunos viajes de intercambio con colectivos de otras nacionalidades. Parece que la activación y mejora del aprendizaje de idiomas sigue un camino decidido. Los intereses comunitarios pesan. Y, entre otras acciones, cabe apuntar la implantación experimental de un segundo idioma en centros de

EGB.

Con estos fenómenos como telón de fondo durante el curso, llega el verano, que se ofrece como buena oportunidad a muchos, escolares y adultos, para progresar lingüísticamente o para lavar un tanto la conciencia

y el sentimien-

to de analfabeto funcional en idiomas. El veranoes un acontecimientode ordenma-

curso de, al menos, veinte horas semanales. La garantía de que los grupos son reducidos (con indicación numérica del máximo) es una buena razón. La disposición real (y no tan sólo aparente) de servicios, como biblioteca, mediateca, prensa, restauración o una sección de autoaprendizaje, aporta unos elementos muy convenientes.

Cursos charter

yor. La mitología contemporánea halla en el verano un ámbito de fascinación y de segregación de mitos sumamente complejo. En él se enredan y apoyan otras mitologías, como la del automóvil, la del consumo -piénsese en los artículos estacionales y las campañas de los grandes almacenes- y la del culto al paraíso perdido. El equipaje del veraneante incluye un afán de búsqueda del paraíso y la transitoria instalación en este espejismo de mundo ocioso e inocente. Los cursos de verano son un departamento de la gran oficina turística estival, así como una sección ligera del edificio escolar europeo. No parece absurdo considerar que los cursos de verano responden a tres componentes, el culturalmitológico, el de esparcimiento y finalmente, pero no el menos importante, el componente lingüístico. Por ello la valoración de un cursillo no depende tan sólo de su calidad académica, como perfectamente se puede apreciar en la elección y comportamiento de los usuarios. Un curso de verano responde a unas características precisas. Su duración es corta; de dos a cuatro semanas. Acoge a un alumnado de diversas nacionalidades. Los grupos se distribuyen en una rejilla de niveles que no acostumbra a superar el número de cuatro: debutantes, falsos debutantes, intermedios y avanzados. En algunos centros se ofertan cursos especiales de perfeccionamiento lingüístico y didáctico a profesores. El objetivo principal se orienta a la fluidez oral. El alojamiento puede ser en familias, lo cual da ocasión a situaciones comunicativas que refuerzan lo ejercitado en la escuela y permite trabar conocimiento con un aspecto de civilización como es la vida cotidiana en el hogar. Las actividadesculturalesy excursionesque organiza el centro o que surgen espontáneamente, aportan otra dimensión a la escolar y de acogida familiar. A pesar de este marco común, la calidad de los cursillos puede variar muchísimo. Ante todo, importa elegir un lugar (país, localidad, zona urbana o rural) que responda a las expectativas del cliente. El centro escolar es fundamental, y para ello no estaría de más tener información de amigos que lo recomienden. La opción lectiva y su precio también cuentan. Si se desea aplicarse al estudio, conviene elegir un

Lo que se puede esperar de un curso de verano es la consolidación de los conocimientos que se tienen del idioma y un buen estímulo para seguir adelante, una vez de vuelta a casa. Salvo que se pueda permanecer un trimestre en el extranjero, es muy recomendable formar la base lingüística en casa. Las clases de idiomas resultan mucho más baratas aquí y por horas que en un paquete de curso de verano fuera. Aquí se puede invertir tiempo y recurso en idio-

mas, al ritmo que se desee.Por otra parte, el verano es la «estación alta», con todas sus consecuencias: carestía, aglomeraciones y descenso de la calidad. Por el precio de un curso de verano se puede pagar la mayor parte de una estancia de un trimestre, con la ventaja de que la calidad será más alta. Sin duda, la calidad del curso depende de la condición del centro y del ambiente que aglutina, pues las dos cosas suelen ir juntas. Con todo, la limitación temporal del cursillo no favorece la profundización de la tarea académica ni la cohesión del grupo. El aliciente de la variedad lingüística y cultural de los alumnos, se convierte fácilmente en un retardador del ritmo de estudio. Acuden alumnos de diversos continentes y, curiosamente, los colectivos nacionales o culturales atienden a intereses muy diversos. Es bueno conocer la diversidad, pero no se valora suficientemente la ventaja de estudiar en grupo homogéneo junto a un profesor que conoce la mentalidad cultural del alumnado y su lengua o sus lenguas. El ideal del «profesor nativo» ha sido sustituida por la del profesor nativo que acredita una preparación pedagógica y un buen conocimiento de la lengua de los alumnos. Quien haya conocido los cursos de verano puede explicar suculentas anécdotas acerca de dificultades y malentendidos con otros compañeros o con el profesor que no deberían suceder. Hay una razón más para el desequilibrio de las clases. Los alumnos pueden presentar una disparidad de nivel apreciable, aun después de ser clasificados como homogéneos. Y ello no puede superarse en unas semanas, con lo cual el ritmo es desigual, así como los resultados. Por último, hay que considerar que los resultados tienen que ver con los objetivos del curso: consolidación y ligera mejoría de la competencia lingüística, y contacto cultural. La mayor parte de las actividades escolares están encaminadas a la producción o mejora de la fluidez oral, que además es una de las líneas de la vigente metodología comunicativa. Es una opción interesante y realista. Su práctica permite un uso inmediato en el medio social que rodea al estudiante y da instrumentos que afian-

PÁGINA67

zan la seguridad del sujeto y la utilidad cierta en la comunicación. Por otro lado, no es sensato intentar realizar tareas de aprendizaje demasiado densas y continuadas. La fluidez oral es excelente, si bien queda postergado el trabajo de corrección o propiedad en lo que se refiere a la escritura. Los viajes lingüísticos manifiestan un interés creciente y muy positivo entre los jóvenes por la adquisición de idiomas. Este comportamiento, que habla también de modas culturales, enriquece el bagaje del estudiante. Lo fundamental, sin embargo es que estas actividades

supongan una mejora de su competencia idiomática y no la consolidación de una práctica que suple las carencias de una formación escolar insuficiente y descuidada. Con todo, la apre-

ciación del valor de los viajes lingüísticos no ha de dejarseconfundirpor las apariencias. Estos cursos permiten acelerar el aprendizaje y, también, conferirprofundidady durabilidad a sus efectos.Más importante que todo ello es la relación de familiaridad que el estudiante puede adquirir con la lengua y la cultura. Esta nueva relación convierte al aprendiz en maestro.

.

Parasabermás Organismos oficiales Es aconsejable solicitar información de cursos a la Embajada o Consulado del país al que se desee acudir. Editan guías muy completas, con las que se puede comparar las ofertas. Citamos dos ejemplos: -Cursos en Gran Bretaña. Folleto de la Oficina Nacional de Turismo Británico. Te!. (91) 541 13 96.

- Cursos en Francia. Ministerio de Asuntos Exteriores. Te!. (93) 414 54 63.

Agentes

y organizadores

(91)

- Vele. - Wolse

357

26 67.

Te!.

(945)

(inglés

Del Instituto

23

18 21.

profesional).

de la Juventud

Te!. (91) 435 04 lO.

depende

TIVE,

que gestiona cursos y viajes. Te!. (91) 347 77 OO. La organización «Intercultura» ofrece programas de intercambio. Te!. (91) 248 63 31.

Estudios encentrosuniversitarios Numerosas universidades imparten cursos durante el año escolar y el verano. Ofrecen un ambiente muy perfilado. No admiten adolescentes. Puede hallarse información en los prospectos editados por los organismos oficiales. Estos son algunos ejemplos recomendables: -Universidad de Lausana (Suiza). Cursos de lengua y civilización francesas. Curso de tres semanas (50 horas lectivas en total), 400 francos suizos. Cours de Vacances de l'Université. BFSH 2-Dorigny.

CH-I015

Lausanne.

Stendhal,

Grenoble

III. Cursos

y septiembre. Precio por sesión: francés general (20 h/s), 2.780 francos. Francés especializado (22 h/s), 3.200 f. Deportes organizados (tenis, gimnasia, excursionismo). Universidad Stendhal-Grenoble III. B.p. 25 X-38040 Grenoble Cedex. - Universidad de Reading (CALS). Centro especializado en cursos de inglés para estudiantes universitarios y profesores. Cursos de posgraduado para profesores. CALS, University of Reading. Whiteknights. PO Box 218. Reading RG6 2AA (GB). -Universidad de York. Sólo inglés avanzado

de cursos

En España hay una Asociación de Empresas de Promoción de Cursos en el Extranjero (Aseproce). Unas cuarenta empresas están adheridas a dicha asociación. La mayoría organiza cursos en el Reino Unido, Irlanda, Francia, Estados Unidos y Canadá, y los tipos de programas son el estándar, el intensivo, el deportivo, los campamentos, las convivencias familiares en el campo, y el profesional. En muchas capitales de provincia tienen sede algunas de estas empresas o bien cuentan con agentes de contacto. A continuación sigue una breve lista tomada al azar: - Ace Advisor Services. Te!. (91) 622 18 84. - Intercambio Cultural. Te!. (91) 574 68 64. - Escuela Castellana de Lingüística Aplicada. Te!. (947) 50 76 82. -Sas Internacional. Te!. (93) 253 31 71. -The English Montessori School. Te!.

- Universidad

de francés general, francés científico (ciencias, derecho, economía o gestión) y estadías pedagógicas para profesores. Tres sesiones: julio, agosto

y cursos para el título «Proficiency». Sesiones de julio, agosto y septiembre. 480 f: por sesión; 22 a la semana, por alojamiento. Language Thaching Center, University of York. York YOI 5DD (GB).

Otros datos - Alemán

en Berlín:

GLS-Sprachenzentrum.

Cursos en verano y resto del año. Curso estándar (20 clases semanales de 45 m.; máximo de 12 alumnos/grupo): 2 semanas, 610 DM. Curso individual: 2 semanas, 2.100 DM. Alojamiento en familia, 395 DM por semana. GLS. Pestalozzistrape 88 b. D-lOOO Berlin 12. -Centro de Estudios para Extranjeros. Organiza cursos en Francia, Italia y también en España (castellano Profesorado.

y vasco). Escuela de Formación del Universidad del País Vasco. Avda.

de Tolosa, 20009 San Sebastián. - Estudio Viajes. Programa, de inglés para estudiantes universitarios, en Inglaterra, Escocia o Irlanda. Dos semanas, 109.100 ptas. Cuatro semanas, 163.100 ptas. El precio incluye viaje de ida y vuelta en avión desde Madrid o Barcelona, alojamiento (pensión completa en familia), 6 horas diarias de clase y actividades de ocio. Estudio Viajes. Josep Tarradellas, 124. 08029 Barcelona. Te!. (93) 439 84 22. -Cursillo de francés en l'Alliance Francaise

de

Paris. Especial para adolescentes y jóvenes. Visitas culturales y 2 horas de clase diarias. Cursos de dos semanas, incluido alojamiento (pensión completa), 59.500 ptas. La Alianza Francesa de Thrrasa. Te!. (93) 203 71 64 y (91) 446 22 99. -«Intercambios docentes» ofrece un catálogo de profesores que desean hacer intercambio gratuito de casa, entre otras modalidades. Échanges Enseignants. 6 Avenue des Lilas. 64000 Pau

(Francia).

CUADERNOSDE PEDAGOGÍA193

Lihat lebih banyak...

Comentarios

Copyright © 2017 DATOSPDF Inc.